Los cinco grandes defectos del Motorola Moto G

Los cinco grandes defectos del Motorola Moto G

Emmanuel Jiménez

Nos hemos hartado a hablar de las virtudes del Motorola Moto G, el nuevo smartphone económico de la compañía de Mountain View y su nueva filial Motorola. No obstante, también tiene sus defectos, y algunos de ellos relevantes. Aún así, es posible buscar algunas soluciones.

Memoria RAM de 1 GB

El Motorola Moto G destaca por una gran cantidad de características técnicas que son totalmente sorprendentes. Sin embargo, tiene una debilidad importante, y es la memoria RAM del smartphone, que se queda en una unidad de tan solo 1 GB. La memoria RAM de un teléfono inteligente es la que se encarga de almacenar los datos de las aplicaciones y procesos en ejecución. Cuanto mayor es esta memoria RAM, más aplicaciones podremos ejecutar en multitarea, y mejor funcionarán estas. Con una memoria RAM inferior, puede que nos encontremos con más facilidad con ralentizaciones en determinadas aplicaciones.

Actualmente, los smartphones de gama alta ya apuntan a los 3 GB, los teléfonos de este año van a los 2 GB, y el giga con el que cuenta el Motorola Moto G confirma que no es un terminal de gama alta, sino un smartphone de gama media.

Para solucionar esto, uno debe tratar de cerrar las apps cuando vaya a ejecutar varias de alto rendimiento, o cuando detecte ralentizaciones.

Una carcasa débil

El diseño del Motorola Moto G es realmente bueno, e incluso aparenta tener una construcción de buena calidad en lo que respecta al frontal del terminal. Sin embargo, la carcasa trasera parece ser más débil que el resto del equipo. Es más, es fácil que empiece a holgar un poco si frecuentemente estamos quitándola y poniéndola, como si fuera una especie de tic nervioso.

Por suerte, tan fácil es conseguir que la carcaca tenga un poco de holgura como evitarlo. Debemos evitar quitar la carcasa trasera todo lo posible. Aunque, eso sí, no hay muchas razones por las que necesitemos quitarla. Al no tener la posibilidad de utilizar una tarjeta de memoria microSD, solo tenemos que quitar la carcasa para poner la tarjeta SIM, y no es común el ir cambiando esta con frecuencia.

Motorola Moto G

Sin memoria micro SD

Quizá algo que muchos echarán de menos es poder utilizar una tarjeta de memoria microSD. Esta tarjetas permiten ampliar la memoria del sistema, y eso es muy útil si tenemos la versión con memoria de 8 GB. No obstante, también es útil el contar con una tarjeta de memoria si somos de los de instalar el menú Recovery e instalar aplicaciones desde la memoria, pues podría salvarnos en algún caso en el que dejáramos el firmware defectuoso.

Con esto no tenemos muchas opciones, salvo tener mucho cuidado para no dañar el firmware si hemos rooteado el smartphone y desbloqueado el bootloader, así como tener cargada una ROM de emergencia para poder instalar esta cuando todo falle. Y en lo que respecta al almacenamiento, lo único que podemos hacer es optar por la memoria de 50 GB que Google nos regala en Drive al comprar el smartphone, que siempre es una buena opción para disponer en la Nube de algunos archivos que quizá no necesitamos llevar siempre, pero que en un determinado momento podrían sernos útiles.

Sin 4G

También hay que destacar que no cuenta con 4G. Y sí, no importa demasiado, pues actualmente hay muchos smartphones que no tienen esta red, y tampoco hay muchísimas ciudades en España que cuenten ya con cobertura de todas las operadoras funcionando en este protocolo de transmisión de datos. No obstante, lo que sí es cierto es que dentro de un par de años el contar con 4G podría ser algo positivo. La ausencia del mismo es algo que, por tanto, hay que considerar como negativo. Lo único que nos queda es que tampoco funciona nada mal un smartphone con una conexión 3G si hay buena cobertura. De hecho, hoy en día, una buena cobertura 3G sería mucho más de agradecer que la cobertura 4G en algunos lugares del país.

La cámara no es muy buena

Por último, nos encontramos con la cámara, que no destaca por tener una calidad excepcional. No podemos esperar grandes fotografías de este terminal, pues lleva un sensor de cinco megapíxeles, y además Google siempre prescinde de grandes cámaras de fotos. No obstante, no existe ningún smartphone con una cámara de fotos que pueda considerarse profesional, y al final la cámara solo la queremos para algunas fotos casuales que compartir con amigos, familia, o en redes sociales, o para guardar un recuerdo en un momento en que no llevamos una cámara de fotos. En ese caso, la cámara de cinco megapíxeles vale, pero no podremos presumir de una gran calidad fotográfica.