¿Vale la pena comprar un móvil de nueva generación?

¿Vale la pena comprar un móvil de nueva generación?

Emmanuel Jiménez

No hay momento del año en el que las grandes marcas no estén trabajando en un gran lanzamiento. Sin embargo, los meses de marzo, abril y mayo, componen el trimestre con mayor número de lanzamientos de smartphone de alto nivel. Estamos ya en fechas de lanzamientos, y surge la pregunta de si de verdad vale la pena comprar uno de estos móviles de nueva generación.

¿Qué novedades traen estos smartphones?

Si uno quiere comprar un móvil nuevo es siempre porque cuenta con mejores características que uno que tiene u otro que podría comprar. ¿Por qué comprar un Galaxy S5 y no un Galaxy S4? ¿Por qué comprar un Xperia Z2 y no un Xperia Z1? Habría que analizar bien las características de cada uno de estos terminales para determinar si vale la pena gastarse el dinero en ellos, o ahorrar comprando otro. En caso de que ya tengamos el otro, el anterior buque insignia, la situación es la misma, aunque todavía más favorable, pues no hay que pensar entre si gastar 300 ó 700 euros, sino en si gastar algo o no gastar nada. En general, podemos afirmar sin lugar a dudas que no han dado un salto generacional en nada, ni en tamaño de pantalla, ni en resolución de la misma, ni en la tecnología utiliza, y ni siquiera en los procesadores, prácticamente. Ahora llevan una versión mejorada del que llevaban antes, pero a nivel de rendimiento en el día a día no lo vamos a notar prácticamente nada. No incluyen tampoco procesadores que funcionen en 64 bits, por lo que tampoco estamos hablando de móviles con futuro. Dentro de unos cuantos meses, la diferencia entre este y el anterior buque insignia no será demasiado pronunciada, por no decir que será casi nula.

Samsung Galaxy S5

¿Cuánto cuestan los nuevos móviles?

Para colmo, los precios han ido subiendo. Apple estaba en su momento en los 600 euros con su móvil más caro, con el iPhone. En aquella época los buques insignia de las demás marcas eran más económicos. Siendo justos, hay que decir que no mucho más, pero lo cierto es que así era. El problema es que ahora esos móviles están muy por encima de los 600 euros. Algunos están en los 700, y otros podrían superar esa cifra cuando se anuncie el precio oficialmente. Estamos hablando de gastar una cantidad de dinero muy grande en un móvil que quizá no valga tanto. Desde luego, su fabricación no es tan cara, pero es que ni siquiera parece que la diferencia entre los nuevos móviles y los del año pasado valga tanto dinero. Hoy en día no vale la pena gastarse esa cantidad de dinero para tener un móvil así, todo hay que decirlo. Si esperamos un mes más, el Xperia Z1 podrá conseguirse fácilmente por un precio inferior a los 400 euros. Tenemos opciones como el Nexus 5, que están en los 350 euros. Y por supuesto, está la opción de la segunda, que nos permite obtener estos modelos por precios inferiores a los 300 euros.

¿Han llegado los smartphones a su tope?

Y es que, aunque parezca mentira, es posible que los fabricantes no puedan mejorar más sus terminales. No hablamos en términos absolutos, sino en términos relativos. Obviamente, siempre hay campos de mejora, pero no parece que podamos tener pantallas mucho mejores. Las cámaras sí son mejorables, pero no demasiado dentro de un móvil. Parece que el mundo de los teléfonos inteligentes está agotado, que el futuro debería ser otro. Lo que ocurre en realidad, es que los fabricantes están explotando lo que tienen ahora mismo, aunque ellos mismos sepan que no tiene sentido lanzar más y más móviles a un mercado que está saturado de terminales con especificaciones muy semejantes, y en el que ya es difícil saber elegir, salvo que estés diariamente viendo qué novedades llegan al mercado.

Sony Xperia Z2

No es momento de comprar, es momento de esperar

Lo que sí parece claro es que si los fabricantes tienen tecnologías mejoradas a lo que ya vimos el año pasado, estas no han sido integradas en la nueva generación. Ya hemos hablado antes sobre el hecho de que existieran todavía nuevos buques insignia por llegar al mercado este mismo año. La estrategia parece obvia. Lanzamos un móvil un poco mejor cada 6 meses, en lugar de uno con novedades más destacadas cada año. Su sistema no tendría por qué ser malo, siempre y cuando tuvieran algo qué lanzar. No queremos un procesador un poco mejor, ni una cámara un poco mejor, ni un móvil un poco más resistente. O al menos, no queremos pagar 700 euros por eso.

Sea como sea, si va a llegar algo nuevo, va a llegar a final de año, y no ahora. No es momento de comprar ningún móvil, es el momento de esperar a ver qué lanzan en la segunda mitad del año. De paso, la espera podría servirnos para darnos cuenta de cuál es la dirección que siguen otros proyectos, como Google Ara, el proyecto del móvil modular. Las compañías tienen que empezar a virar ya, y puede ser el momento para hacerlo. No querremos haber sido los tontos que se han gastado 700 euros en un móvil que a los tres meses forma parte del pasado. Sería como haber comprado el último Windows Mobile justo antes de que lanzaran iOS y Android. Bueno, al menos siempre podremos pensar que llegamos a comprar el mejor smartphone tal y como antes se conocían.