A los fabricantes no les interesa que existan móviles con más batería

¿Puede un smartphone salvar vidas? ¿Puede ayudarnos a localizar nuestro vehículo? ¿Puede ser capaz de calcular cuántas calorías perdemos en un día? Las respuesta a todas esas preguntas es sí. Y de hecho, conocemos casos y aplicaciones que sirven precisamente para eso. Sin embargo, no podemos utilizarlos como tal por la poca batería con la que contamos. Precisamente es algo que podría interesar a los fabricantes.

¿Pueden los fabricantes hacer que sus móviles tengan más batería? Constantemente estamos viendo cómo las diferentes compañías hablan sobre sus nuevas baterías mejoradas, o sus smartphones que son capaces de consumir menos batería. Pero lo cierto es que, al final, los móviles siguen valiendo para lo mismo, y siguen teniendo la misma autonomía. Una jornada es lo que los podemos utilizar, y siempre y cuando no llevemos siempre activo el GPS y funcionando, o no nos pongamos a jugar. Hay aplicaciones que son capaces de fijar nuestra posición GPS durante todo el día, y saber así qué distancia hemos recorrido, calculando el gasto calórico. El problema es que no podemos plantearnos utilizar estas aplicaciones más de tres horas, porque la batería no duraría tanto, lo que nos obliga a no poder tener activas siempre estas aplicaciones. Y ese es tan solo un ejemplo. Lo mismo ocurre con las apps que nos localizan el coche en el lugar en que lo dejamos. Eso está genial, pero tener el GPS siempre activo para usar la aplicación tres veces a la semana no tiene sentido. Sin smartphones con baterías mayores, nunca podremos decir que nuestros teléfonos son realmente inteligentes, porque precisamente las funciones más “smart” con las que cuentan, son las que menos podemos utilizar por la falta de batería.

Batería

Sin embargo, lo más probable es que en un futuro próximo no vayamos a ver smartphones con mayor autonomía. Y la culpa de esto la tienen las pulseras, los relojes y las gafas inteligentes. ¿Por qué iba a comprar alguien una pulsera inteligente cuando tiene casi todas las funciones en su smartphone? Por una sencilla razón, porque la batería de la pulsera aguanta varios días, y no tenemos que preocuparnos por si se agota. Son pulseras que no innovan en nada, pero pueden ser útiles, y la única manera de venderlas es haciendo ver a los usuarios que la pulsera, a diferencia del smartphone, no se quedará sin batería y siempre estará almacenando datos.

Para los fabricantes nunca ha tenido sentido mejorar sus dispositivos más allá de lo esperado, pues eso limitaría las posibilidades de vender otros dispositivos. Pensemos en tablets con mayor potencia, ¿dónde quedarían los portátiles? Los ejemplos son muchos, pero el mercado siempre se ha comportado así. Nunca vamos a ver una mejora en un determinado tipo de dispositivo siempre y cuando esa mejora pueda hacer que no se venda otro dispositivo. Y tristemente, los que controlan el mercado son las grandes compañías.