Apple reconoce haber perdido la batalla con Android… pero muy tarde

Rectificar es de sabios. Eso deben haber pensado en Apple. No obstante, puede que para ellos ya sea demasiado tarde. Fueron los creadores del verdadero teléfono inteligente, pero también han sido los que han creído tener la verdad absoluta en el mundo de los teléfonos inteligentes. Ellos mismos han reconocido haber perdido la batalla con Android. Aunque no parecen mejorar.

El juicio entre Samsung y Apple daña el mercado en casi todos sus ámbitos. Ni avanzan más en tecnología, ni ganan más dinero, ni mejoran su reputación. Sin embargo, para lo poco bueno que tienen estos juicios para los usuarios, sí ha habido algo bueno, y que se han filtrado unos documentos de Apple que solo debía leer el personal jurídico que trataba este juicio, y que confirma lo que Apple pensaba del mercado. En este documento aparecen capturas de una presentación realizada por empleados de Apple en abril del pasado año 2013 en la que se puede ver claramente que la compañía sabía que la situación no iba bien para ellos. Una frase resume a la perfección todo: “Los consumidores quieren lo que nosotros no tenemos”.

Apple Error

Precio y pantalla

En la fotografía superior podéis ver a la perfección el análisis que realiza Apple sobre la progresión del mercado del año 2011 al año 2012. De los 494 millones de smartphones vendidos en el año 2011 a los 722 millones de smartphones vendidos en el año 2012, hubo un crecimiento de 228 millones de smatphones. Eso es lo que creció el mercado el año 2012. De esos 228 millones, 91 millones eran terminales que costaban más de 300 dólares y que contaban con una pantalla de más de cuatro pulgadas. Otros 159 millones de smartphones eran terminales que costaban menos de 300 dólares. Y tan solo 22 millones eran todos los demás, smartphones con un precio superior a los 300 dólares, y con una pantalla de cuatro pulgadas o menos. Resumiendo, que Apple tiene un dispositivo muy caro y con una pantalla de un tamaño muy pequeño.

Apple ya no triunfa ni entre la gama alta

Durante mucho tiempo, los usuarios más aficionados a Apple han dicho lo mismo: “la calidad se paga”, “el que busca lo mejor, compra un iPhone”, “si buscas algo más barato, Android vale, pero el que no tiene problemas de presupuesto, compra Apple”. Sin embargo, esa máxima que parecía ser real para muchos, se ha derrumbado incluso para los usuarios que más apoyaban a la marca de Cupertino. Y ha ocurrido así por varias razones.

Android ya es sinónimo de calidad

Es muy cierto que antes tener un móvil Android que funcionaba bien era ser un poco friki, hay que reconocerlo. ¿Por qué? Para que el funcionamiento de un smartphone Android fuera bueno, era necesario rootearlo, realizar modificaciones, y aun así, tener que aguantar una interfaz que, al final, no era tan buena como la de iOS, ni en aspecto visual, ni en funcionamiento. Sin embargo, eso ha cambiado muchísimo con el tiempo. Por un lado, nos encontramos con que la diferencia de rendimiento entre un iPhone y un buen móvil Android barato como un Motorola Moto G ya no es tan alta. De hecho, podemos decir que la diferencia, en la práctica, ni se observa, al menos cuando hablamos de la gama alta de Android. Por otro lado, hay que decir que la interfaz de Android ha mejorado mucho. Google se dio cuenta de que era una de las carencias de su sistema operativo, y puso a los diseñadores y desarrolladores a trabajar, hasta que han conseguido una interfaz que resulta bastante intuitiva. Es más, algunos elementos, como la barra de notificaciones, han sido copiados por Apple, así como la posibilidad de activar o desactivar algunas funciones desde un menú adicional, como podría ser el WiFi, el 3G, el GPS, etc.

Apple vs Android

Android no es tan aburrido

“Si tengo un móvil quiero que funcione bien, no estar cambiándole el aspecto cada dos por tres”. Sí, claro, eso es lo que todos dicen, pero lo cierto es que muchos de ellos cambian de opinión después de haber utilizado un smartphone Android propio durante unas semanas. Al final, cuando analizan la situación, afirman que tener un iOS era algo más aburrido. En realidad, está claro, no se pueden cambiar los colores de nada, no puedes instalar los teclados que quieras, no puedes cambiar el launcher, ni el bloqueador de pantalla. Solo puedes cambiar los fondos de pantalla y poco más. Y no solo es una cuestión visual, es una cuestión de funcionalidad. Barras de herramientas adicionales, varios docks que se pueden activar o desactivar, diferentes widgets en pantalla, eso es algo que no existe en iOS.

Precio

Y luego está el tema del precio. Hay muchas compañías lanzando móviles con Android de diferentes gamas, lo que permite comprar un smartphone por poco más de 50 euros, y un superteléfono por más de 700 euros, con una completa colección de smartphones que se encuentra en diferentes gamas con precios más caros o más baratos. ¿Qué puede hacer un usuario de iPhone 5s que no pueda hacer un usuario de Motorola Moto G? Algunas cosas, sí. Pero lo cierto es que la mayoría, todas las vitales, se pueden conseguir por un móvil que cuesta casi cuatro veces menos.

Apple no cambia

Pero lo peor de todo, sin duda alguna, es que Apple no ha hecho nada para solucionar eso. Cuando más necesario era tener que estar lanzando móviles varias veces al año, es cuando han dejado de hacerlo. El mercado ha cambiado mucho, y llegado un momento, decidieron dejar de lanzar tantos móviles con pequeñas novedades, para lanzar uno con grandes novedades, aunque tuviera que pasar más tiempo. Las expectativas eran muy altas, un iPhone 5s de altísimo nivel, y un iPhone 5c con un precio accesible para todos. La realidad fue peor de lo que uno hubiera podido imaginar, un iPhone 5s con pocas novedades con respecto a un móvil que ya llevaba muchísimo tiempo en el mercado, y un iPhone 5c con un precio insultante, burlón, y casi humillante para los usuarios. Apple parece haber rectificado, pero es posible que ya sea tarde. El mayor problema de todo esto, es la cantidad de seguidores de Apple que se han dado cuenta de lo que era Android, y justo cuando Android estaba en su mejor momento.