¿Se repetirá con los relojes inteligentes lo mismo que con los smartphones?

¿Se repetirá con los relojes inteligentes lo mismo que con los smartphones?

Emmanuel Jiménez

Los relojes inteligentes van a empezar a ganar popularidad en los próximos años. Y está muy claro que se van a convertir en los dispositivos estrella del mercado. Sin embargo, ¿ocurrirá lo mismo con los relojes inteligentes que con los smartphones? ¿Serán los relojes inteligentes cada vez de mayor tamaño?

Y es que, lo que en su momento era un smartphone de gran pantalla, hoy en día ya no solo es catalogado como un smartphone Mini, sino que es todavía más pequeño que eso. Hablamos, por ejemplo, de un smartphone de 4,2 pulgadas. Hubo una época en la que los smartphones con pantalla de 4,2 pulgadas eran gigantes, y solo contaban con ellos aquellos que querían utilizarlos para mostrar vídeos. Sin embargo, hoy en día todo es muy diferente. Los smartphones de 4,2 pulgadas ya no solo son los de pequeño tamaño. Ni siquiera se puede decir que sean los de gama básica, pues cada vez son de mayor tamaño. Es más, hasta los teléfonos inteligentes low-cost ya cuentan con pantallas de mayor tamaño. Se puede decir que los smartphones con pantalla de 4,2 pulgadas son los antiguos, y que incluso estos teléfonos inteligentes van a desaparecer con el tiempo.

Google Watch

¿Ocurrirá lo mismo con lo relojes inteligentes que con los smartphones? En algún momento los smartwatches contarán con pantalla de cinco pulgadas? Es realmente difícil creerlo. No obstante, también era difícil creer hace 10 años que los smartphones iban a contar con pantallas de cinco pulgadas. Es más, es mucho más probable que los relojes inteligentes lleguen a contar con pantallas de gran tamaño de lo que era entonces que los smartphones llegaran a contar con pantallas de gran tamaño. Antes, los teléfonos inteligentes eran mucho más pesados, los componentes eran mucho más grandes, y lanzar un smartphone con una pantalla de cinco pulgadas suponía lanzar un dispositivo de grandísimo tamaño. Hoy la tecnología permite incluso integrar estos smartphones en simples relojes inteligentes.

Y todo parece indicar que la situación que vivimos avanzará todavía más. Es, por ejemplo, el caso de las pantallas flexibles. Mientras que antes estábamos limitados por pantallas que no eran flexibles, ahora esa limitación va a dejar de existir. De hecho, es muy probable que el año que viene ya no solo contemos con las pantallas flexibles, sino con dispositivos que puedan ser completamente curvos. Quizás no podamos todavía contar con relojes inteligentes que se puedan doblar, pero sí con relojes curvos que podamos quitarnos y ponernos sin problemas.

Esto nos podría llevar a la creación de brazaletes, y no solo relojes inteligentes. Y es que, actualmente pensar en llevar un smartphone completo en una muñeca no tiene mucho sentido, todo hay que decirlo. Además, llamaría muchísimo la atención, y los usuarios tampoco quieren parecer «frikies» llevando smartphones en la muñeca. Sin embargo, con el paso del tiempo lo que ahora nos parece extraño comenzará a parecer factible. Igual que en su momento llevar un teléfono inteligente con pantalla de 5,5 pulgadas era algo solo para los que querían llevar un dispositivo que fuera mitad smartphones mitad tablet, llegará el momento en que los smartphones que se lleven en la muñeca serán una opción muy factible.

Solo necesitamos que pesen menos, y que la pantalla sea flexible, pero eso está casi conseguido hoy en día. ¿Llegaremos de verdad a llevar relojes inteligentes con pantallas de cinco pulgadas? Eso solo el tiempo lo dirá, pero lo cierto es que uno debe preguntarse «¿por qué no?». Al fin y al cabo, un reloj inteligente con pantalla de cinco pulgadas podría ser muy útil. Sería simplemente un brazalete que se llevaría en la muñeca, con las mismas funciones que un smartphone. Será una cuestión de cómo reciban los usuarios los relojes inteligentes, y de que las compañías comiencen a apostar por nuevos estilos para los relojes inteligentes. De momento, el reloj inteligente más esperado es el Motorola Moto 360, y parece que llegará el próximo mes de septiembre.