Android para gama alta, media y básica, Windows solo para la básica

Escrito por Emmanuel Jiménez

Android le ha ganado la partida completamente a Windows Phone, a pesar de que este sistema operativo existe, al menos con dicho nombre, desde hace muchísimo tiempo. Demostrado queda si nos fijamos en que los fabricantes siempre optan por Android para los smartphones de gama alta, gama media y gama básica. Pero es que, si alguno apuesta por Windows, solo es para la gama básica, salvo alguna excepción.

Y hablamos concretamente de Archos, que acaba de presentar tres nuevos smartphones, los tres de una gama bastante básica. Los dos primeros, con Android, tienen un precio de 150 euros y 125 euros, mientras que el tercero, el más básico, tiene un precio de 100 euros, y cuenta con Windows Phone. Y es que, el sistema operativo de la compañía de Redmond ya ha quedado relegado a un segundo lugar para el resto de las compañías.

Android logo

En la misma línea está Huawei, una compañía que hace poco afirmó que Tizen no era un sistema operativo con futuro, y que incluyó en el mismo grupo a Windows Phone. Richard Yu, el CEO de Huawei, lo resumió de una manera simple: “Android es la única opción”. Precisamente ahí está el gran éxito de Google. No solo ha creado un rival para iOS, que es lo que era antes, sino que hoy en día es la única alternativa para las compañías. Apocalíptico es imaginar que Google decidiera cerrar Android, de manera que cada fabricante dependiera de sí mismo para lanzar smartphones. Eso no va a ocurrir, como es obvio, pero a pocos les importaría que Windows Phone desapareciera del mapa, a pesar de que sigan existiendo los acérrimos por el sistema operativo de los de Redmond, e incluso los grandes teléfonos con este sistema operativo, como el HTC One M8 con Windows Phone. Lo que está claro es que el sistema operativo que este blog tiene por bandera, Android, se ha convertido en el más exitoso del momento.

Se podrá decir, claro está, que ha conseguido el éxito a base de triunfar entre los usuarios con menos posibilidades, pues así es como ha llegado a una mayor población mundial, pero al fin y al cabo, tampoco se puede afirmar que eso sea algo negativo, sino en todo caso, positivo, al conseguir que más usuarios hayan llegado a poder utilizar un smartphone, algo que hubiera sido imposible con los precios que, por ejemplo, tienen los iPhone.