Qué se gana con los nuevos procesadores Samsung Exynos de 14 nm

Escrito por
Samsung

Durante el día de hoy Samsung ha presentado de forma oficial su nuevo proceso de fabricación de SoCs además del primer procesador que se beneficia de esta tecnología, FinFET y Samsung Exynos 7 Octa respectivamente. Esto les ha permitido reducir el tamaño de uno de los componentes esenciales de los terminales móviles hasta los 14 nanómetros pero, ¿en qué ayuda esta reducción de tamaño? ¿El usuario final percibe sus grandes ventajas?

Actualmente el gran y más conocido fabricante de procesadores, Qualcomm, parece haberse dormido en los laureles. Samsung, que hasta ahora no había tenido tanta repercusión en el tema de los SoCs, ha comenzado una nueva era, la de los 14 nanómetros, gracias a un renovado proceso de fabricación. Lo cierto es que los fabricantes como Qualcomm o Mediatek se han centrado más en intentar exprimir al máximo la frecuencia de reloj de los procesadores sin intentar innovar en campos como la fabricación, algo a lo que Samsung se ha adelantado, ofreciendo un dispositivo eficiente energéticamente y con unas posibilidades increíbles para los smartphones y tablets, siendo ejemplo de ello el último Samsung Exynos 7 Octa, que debutará en el Samsung Galaxy S6.

Si bien los detalles exactos de este procesador de 14nm no han sido desvelados, lo más seguro es que además de la arquitectura de 64 bits, nos encontremos con un procesador con frecuencias de más de  2 GHz y ocho núcleos, tal y como indica su nombre. Lo cierto es que según ha desvelado Samsung en un comunicado oficial esta mañana, los procesadores Exynos que debutarán este año contarán con una velocidad un 20% superior a los actuales, eso sí, disminuyendo su consumo en un 35% -en total, el aumento de rendimiento del procesador es de un 20%-.

¿En qué incidirá esto? Básicamente,  seremos capaces de ejecutar aplicaciones mucho más complejas que las actuales –obviamente esto incluye a los videojuegos-, asumiendo la multitarea uno de los papeles principales para que trabajar con un dispositivo móvil sea mucho más sencillo. Además, como el consumo también será menor, nos ayudará a conseguir aumentar la autonomía de los terminales sin perder un ápice de rendimiento, algo realmente necesario ya que las baterías han quedado “estancadas” durante los últimos años.

Con esta novedad, Samsung golpea fuertemente la mesa y pasa la pelota a fabricantes como Qualcomm, que sin duda alguna perderá un cliente potencial como Samsung. Además, los surcoreanos han indicado que esperan aliarse con otros fabricantes para expandir su “nuevo negocio”, por lo que es de esperar que estos Exynos sean vistos en mucho más terminales que el Samsung Galaxy S6.