¿Por qué las compañías chinas como Xiaomi desaparecen en el MWC 2015?

Escrito por Emmanuel Jiménez

Es curioso. Xiaomi lleva un comienzo de año imparable en lanzamientos. Hemos visto nuevos smartphones, hemos visto su nueva cámara de acción, hemos visto nuevos accesorios, e incluso han anunciado su llegada a Estados Unidos. Sin embargo, no están en el Mobile World Congress 2015. Y lo mismo ocurre con muchas otras marcas chinas famosas en los últimos tiempos por sus smartphones. ¿Dónde están?

Fabricantes cada vez más importantes

Y no nos equivoquemos. Nuestros error llegaría al pensar que esas marcas, como Xiaomi, Doogee, Elephone, Cubot, Meizu o JiaYu, son marcas de poco nivel, inferiores a las marcas más conocidas en Europa o en América. Sería un error porque no fabrican smartphones de peor calidad. Fabrican smartphones con la misma calidad. Es cierto que algunos de ellos son de inferior gama, pero también es cierto que hemos visto grandes ejemplos de grandes smartphones, como el Xiaomi Mi4 o el Meizu MX4. ¿Por qué entonces no han traído nada al Mobile World Congress 2015 estas compañías? Salvo el Meizu MX4, en su versión con Ubuntu, su presencia ha sido efímera. Solo fabricantes como Huawei o ZTE han estado verdaderamente presentes, pero hay que tener en cuenta que estas marcas estaban universalizadas desde hacía mucho tiempo, y son “muy de aquí”.

Xiaomi Mi4

Xiaomi Mi4, cuyo parecido con el iPhone 4 es innegable

Europa todavía no es el objetivo

Decir que el Mobile World Congress 2015 no es un evento internacional es decir una mentira, sobre todo si tenemos en cuenta que es un evento que deja 400 millones de euros en la ciudad Condal. Pero tratar de negar que es un evento que parece ser puramente europeo también sería negar la mayor. Para muestra, un botón, Apple no está presente en dicho evento. Aunque claro, ellos no están presente en ningún evento. En el Mobile World Congress 2015 es fácil ver a todos los peces gordos de las divisiones de Europa de todas las grandes compañías tecnológicas. Sin embargo, si viene Mark Zuckerberg se ponen todos los esfuerzos para que esté bien y vuelva, y eso muestra que el evento no deja de tener sus bases en Europa, y gusta mucho más lo de fuera que lo de dentro, como también es propio de nuestras tierras. Aunque eso no es lo que queremos debatir o analizar en este caso. La conclusión a la que llegamos es que el Mobile World Congress es un evento dirigido primeramente al mercado europeo, con una influencia internacional grandísima, pero sobre todo en el las regiones occidentales, lo que incluye a América, pero deja fuera a Japón y China, por ejemplo, y allí tienen sus propias ferias y eventos destacados.

Esa focalización del evento de Barcelona hacia el mundo occidental es lo que atrae a muchas compañías asiáticas, y hace que no sea tan interesante para muchas otras. Uno de los ejemplos es Xiaomi, pero ocurre algo parecido con las demás compañías como Meizu o JiaYu.

Meizu MX4

Meizu MX4, un móvil chino, el más potente del 2014

Su mercado sigue siendo Asia

Xiaomi es una de las compañías del mundo de la tecnología que más temen Apple y Samsung, y por ello ya han aprovechado para hablar sobre su posible futuro en el mundo occidental, y no precisamente bien. El crecimiento de Xiaomi es notable, y su cantidad de clientes todavía más. Sin embargo, ¿dónde están esos clientes? Pues en el mismo mercado que ellos están liderando superando a Apple y Samsung, aunque parezca mentira que eso sea posible, en China, el país más grande del mundo. Su próximo objetivo es la India, otro de los países más grandes del mundo y, lo más importante, uno que en conjunto con China te presenta un mercado casi mayor que el de continentes enteros como Europa.

Dificultades para llegar a España

Es muy fácil lanzar nuevos smartphones en un país dispuesto a no respetar las leyes internacionales, en un país que no tendrá ningún problema en impedir que sus compañías sean afectadas por nadie de fuera. Es decir, si una compañía utiliza patentes de Apple, no es problema, porque en China no se les puede atacar. Si una compañía copia el diseño del iPhone, no es problema, porque los chinos no van a ir a por sus compañías. ¿La India es igual? Puede que parecido, o menos restrictivo que Europa o Estados Unidos, pero aun así Xiaomi se ha encontrado complicaciones a la primera de cambio. Imaginemos lo que pasaría si Xiaomi lanza el Xiaomi Mi4, un smartphone claramente parecido al iPhone, en Europa o Estados Unidos y consiguen empezar a ganar popularidad. Las batallas legales en las que entrarían serían tremendamente grandes. Eso, en compañías como Doogee o JiaYu, las hundiría, y ni se lo pueden plantear.

Xiaomi Mi5

Posible imagen del Xiaomi Mi5, cuyo diseño ya difiere mucho más del iPhone.

Un proceso de evolución

Es por ello que las compañías chinas tienen primero que llevar a cabo un procesador de evolución, una metamorfosis en las que pasen de ser compañías chinas que se dedican a copiar productos, a verdaderas compañías que diseñan y fabrican sus smartphones. Esto último es lo fácil. Ellos han sido los fabricantes del iPhone y del Galaxy, y su facilidad para fabricarlos es lo que les permite ahora independizarse, pero tienen que comenzar a diseñar. Y después de eso, tienen que comenzar a diseñar respetando patentes. Esto lleva un tiempo. Precisamente lleva ese tiempo del que habla Hugo Barra cuando dice que aún van a tardar en llegar a Europa y América.

Y precisamente en estas compañías se unen muchos factores. Los precios de los smartphones chinos, tal y como explico Xiaomi al hablar sobre su estrategia, son tan económicos porque venden casi al precio de fabricación, sin ganar casi dinero. No obstante, la clave reside en mantener estos productos durante un tiempo en el mercado, tiempo en el que los procesos de fabricación mejoran y el precio de producción baja, lo que genera ganancias. El problema reside en que estos smartphones perduran en el mercado durante más tiempo. Si uno de estos teléfonos inteligentes utiliza patentes de Apple, Samsung, Huawei o Ericsson, no podrá ser lanzado en Europa hasta que se deje de fabricar el smartphone. A su vez, Xiaomi no quiere dejar de fabricarlo, porque de ello depende su beneficio económico. Damos por sentado que la estrategia de todas las demás compañías chinas es la misma. La diferencia reside en que Xiaomi ya ha comenzado a dar pasos para saltar, no el charco, sino la tierra que separa a Europa y América (aquí sí charco, en las dos direcciones), de China.

Phablet JiaYu G6

JiaYu, estrella en el mundo de los smartphones económicos.

Xiaomi y su metamorfosis

Probablemente habréis tenido oportunidad de ver las fotografías del Xiaomi Mi5 que ya han aparecido. Como veis, el diseño del Xiaomi Mi4, que también podéis ver en fotografías en este post, y que tanto se parecía al del iPhone, ha desaparecido. El Xiaomi Mi5 es un smartphone nuevo y diferente, sobre todo en diseño. Y parece claro el objetivo de la compañía, renovar todos sus dispositivos para poder llegar a nuestros mercados evitando problemas legales. Con el paso del tiempo, marcará un precedente para las demás, que encontrarán el mismo camino hasta Europa y América.

Mientras tanto, han elegido el buen camino, evitar aparecer en muchos eventos occidentales si no pueden ofrecer nada que sea realmente interesante. Meizu ha hecho acto de aparición con su Meizu MX4 con Ubuntu, pero tampoco ha dado una gran importancia al Mobile World Congress 2015. Lógico, pues su mercado no es todavía este.

Habrá que esperar a que las compañías chinas sigan avanzando en su metamorfosis hasta convertirse en las verdaderas rivales para las compañías que triunfan en el mercado occidental. Lo cierto es que no será fácil competir contra una Xiaomi que conoce a la perfección el mercado de la fabricación de smartphones. Si existe alguna fábrica mágica que nadie conoce y de la que llegan los smartphones por poco dinero, esa sin duda está en China, la casa de Xiaomi. Mientras tanto, Apple, Samsung y compañía colaboran con aquellos. ¿Pero qué pasará cuando sean las compañías chinas las que comiencen a ser verdaderamente grandes? ¿Qué pasará cuando la mano de obra tenga poder para mandar? ¿Seguirán los gigantes occidentales pudiendo fabricar con las mismas ventajas allí? ¿Cuál tendrá más ventajas?

Eso tendrá que esperar, al menos, hasta el Mobile World Congress 2016.


Continúa leyendo

Comentarios

1 comentario
  1. Anónimo 06 Mar, 15 19:17

    El xiaomi MI4 no se parece al iphone 4 ni en el cagar xD

    0