Conoce a fondo tu batería para sacarle el máximo partido

Escrito por Emmanuel Jiménez

Cuando hablamos de baterías, muchas veces hablamos de algunos trucos para ahorrar batería, una aplicación que mejora la autonomía, o los cargadores con los que cargarla más rápido. Sin embargo, muchas veces nos olvidamos de algunos detalles que son esenciales, y que debemos conocer para sacar el máximo partido a la batería.

No son trucos sin más

En primer lugar, hay que decir que lo mejor es no confiar ciegamente en los trucos que se dan para ahorrar batería, sino analizarlos, y a la luz de lo que vais a aprender ahora sobre las baterías, aplicarlos. En segundo lugar, vamos a hablar de las baterías de litio, y lo que vamos a explicar son algunas de sus características y su comportamiento. El objetivo es simplemente conocerlas mejor, para entender en qué consisten los trucos.

La batería funciona mejor al 40%

Quizás os hayáis dado cuenta de que cuando recibís un nuevo smartphone, o una nueva batería, esta nunca viene completamente descargada, pero tampoco completamente cargada. ¿Es que alguien ha utilizado el smartphone? No, es que generalmente los smartphones son enviados con una batería de un 40%, porque ese es el nivel de capacidad en el que mejor funciona la batería, y que menos puede dañarla. Y no, no creáis que el porcentaje de carga de vuestra batería afectará a la velocidad del smartphone, que al 90% o al 10% irá más lento. No vais a notar en ningún momento diferencia en el funcionamiento del smartphone. La batería es la que mueve el smartphone y tiene una vida útil. Un asno también se encarga de hacer avanzar un carro. Pero si obligamos al asno a tener que andar por una pendiente, o a tener que tirar de más peso, este morirá antes. Algo parecido ocurre con las baterías, si la hacemos trabajar en sus peores circunstancias, irá muriendo antes que si la batería tiene que trabajar en circunstancias óptimas, que son con una capacidad cercana al 40%.

Batería Sin Carga

Evita los extremos de carga y descarga

Durante mucho tiempo se ha dicho que lo recomendable para las baterías era realizar cargas y descargas completas desde el 100% al 0%, y aunque lo cierto es que esto puede ser útil para calibrarla en un momento determinado, no es lo mejor si lo vamos a realizar regularmente para la vida de la batería. Para ello, solo tenemos que imaginarnos a nosotros mismos, y nuestra fuente de energía, el agua y la comida. ¿Qué ocurre cuando vamos a hacer deporte y no hemos comido o bebido suficiente? Que nuestras reservas de nutrientes se ven afectadas, y sentimos mucho más cansancio, pudiendo llegar a desmayarnos. Esto sería el extremo de no tener energía. Entonces, ¿qué podemos hacer? ¿beber agua y comer hasta que ya no podamos más? Sin duda, esto también será perjudicial. Son extremos que dañan el cuerpo. Y estos extremos también dañan las baterías. Cuando llevamos la batería su máximo porcentaje de capacidad en una carga, y hacemos esto regularmente, la batería va a perder capacidad. La tabla que tenéis a continuación así lo muestra. Si permitimos que una batería realice una descarga del 100%, en cuestión de 300-500 ciclos de descarga ya habremos perdido batería hasta un máximo de un 70% de capacidad, en tan solo un año. En cambio, si cargamos la batería antes de que se agote, conseguiremos una mayor cantidad de ciclos de descarga sin perder capacidad. Podéis calcular fácilmente que la proporción es mejor cuando cargamos el smartphone entre un 25% y un 75% de su capacidad.

Batería

Para dejarlo claro, lo ideal es carga tu batería cuando no se ha agotado completamente, ni cargarla hasta el máximo.

Evita las temperaturas extremas

Si este invierno habéis podido ir a esquiar, os habréis podido sorprender al ver que al llegar a lo alto de la montaña, en tan solo media hora, vuestro smartphone había perdido gran parte de su capacidad. Esto no es extraño, pues el frío hace que el rendimiento de las baterías baje. Lo mismo ocurre con el calor. Así, siempre hay que evitar que los smartphones, y sobre todo las baterías, sean sometidos a temperaturas extremas. Con el frío quizás es más fácil, pues solo tenemos que preocuparnos por la meteorología, pero con el calor es más complejo. El procesador y la tarjeta gráfica del smartphone producen mucho calor, e incluso la pantalla. La batería es el elemento más susceptible de arder y explotar. Evita que tu smartphone se quede enganchado en tareas de un gran consumo de energía, o que generen mucho calor, como puede ser jugar a un videojuego, un benchmark, o incluso la vibración del smartphone con una alarma. Si ves que tu smartphone alcanza una gran temperatura y no sabes por qué, lo mejor es que lo reinicies, porque es probable que alguno de estos procesos se haya quedado en ejecución.

Batería

Nunca guardes tu batería sin carga

Por último, a veces podrías querer guardar tu batería, o tu smartphone, porque tienes otro teléfono inteligente, o porque no lo vas a utilizar. Sea como sea, sería un gran error dejar el smartphone sin batería, pues algo así podría incluso matar a la batería si el voltaje de las diferentes celdas cae por debajo de un mínimo, y convertiría tu batería en una que ya no se podría recargar. Por ello, lo recomendable es guardar siempre la batería con un 50% ó un 40% de capacidad, y si es posible, comprobar cada pocos meses cuál es su nivel, e incluso devolverla a ese nivel de carga.