Relojes inteligentes vs Relojes conectados, el mercado empieza a diferenciarse

Escrito por
Android Wear

Hace tiempo, cuando se comenzó a hablar de las Google Glass, surgió el tema de los relojes inteligentes. Parecía que la cosa estaba entre las gafas y los relojes. Luego surgieron las pulseras. Pero lo cierto es que hoy en día ya podemos hablar de dos tipos de relojes, los relojes inteligentes y los relojes conectados. ¿Cuál es la diferencia entre estos dos? ¿Qué caracteriza a cada uno?

Relojes inteligentes

Los relojes inteligentes ya se han hecho con un lugar en el mercado de los dispositivos electrónicos, y parece claro que es cuestión de tiempo que se establezcan como un estándar que todos los usuarios quieran tener, aunque de momento todavía habrá que ir convenciendo a los más escépticos de que son útiles. Estos relojes inteligentes se caracterizan por contar con una pantalla, y generalmente por ser capaces de ejecutar aplicaciones, lo que les aporta una capacidad adicional de ofrecernos funciones destacadas y realmente útiles. Podemos leer el correo electrónico, responder a mensajes, e incluso con algunos realizar llamadas o capturar fotografías.

Reloj-Moto-360

Como defectos, nos encontramos con que estos relojes inteligentes tienen problemas de autonomía, suelen ser costosos, y dependen de un smartphone para ejecutar casi todas sus funciones. Algunos ejemplos de relojes inteligentes serían el Motorola Moto 360, el LG G Watch R, el Samsung Gear S, el Apple Watch, y hasta el Pebble Time.

Relojes conectados

Sin embargo, ha surgido otro grupo dentro de los dispositivos inteligentes que está ganándose también una cuota importante del mercado, y que es el de los relojes conectados. La mayoría de estos relojes tienen funciones muy parecidas a las de las pulseras inteligentes. Cuentan los pasos que damos y las calorías que gastamos. Algunos incluso monitorizan el ritmo cardíaco, o nos muestran el número de notificaciones. Como veis, sus funciones son mucho más pasivas que las de un reloj inteligente, y casi meramente informativas para el usuario. ¿Por qué los denominamos relojes conectados, y no pulseras inteligentes? Porque no son pulseras, sino relojes.

Withings Activité

Para poneros un ejemplo, está el Withings Activité, un reloj que destaca por el diseño y calidad de sus materiales, y por contar con tecnología suiza para la relojería. En este caso, cuenta pasos y deporte, y nos muestra cuánto hemos avanzado hoy en nuestra meta diaria. De este tipo hay ya varios. Marcas como Breitling, Swatch, o Mondaine, han anunciado ya el suyo o han confirmado que lo anunciarán. Se caracterizan por ser puramente relojes, pero con funciones más avanzadas que unos de estos, y que se sincronizan con nuestro smartphone, de ahí lo de relojes conectados. Su diseño suele ser mejor que el de los relojes inteligentes, tal y como podéis ver en la fotografía que acompaña a este párrafo.

Hoy por hoy, estos son los dos tipos de relojes que hay disponibles en el mercado, y lo que está por ver es si triunfa la innovación de los relojes inteligentes, o los relojes conectados todavía consiguen hacer que el mundo de los relojes tradicionales sobreviva. Sea como sea, llegan épocas de grandes mejoras al mundo de la tecnología y al de los relojes. Los smartphones se quedan atrás para dar paso a los nuevos relojes.


Continúa leyendo

Comentarios

1 comentario
  1. Anónimo 15 Mar, 15 2:47

    Absurda clasificación. Por el título supuse que con conectados se referiría a los relojes con autonomía de conexión o con independencia del teléfono, que en mi opinión, es la única justificación de su existencia como dispositivos y no como accesorios.

    0