Las Sony SmartEyeglass llegan oficialmente a España por 800 euros, aunque no para todos

Escrito por Emmanuel Jiménez

Puede que Google haya dejado un poco de lado (aunque no abandonado), las Google Glass, y que vaya a rediseñar su estrategia para lanzarlas. Sin embargo, hay otras compañías que han conseguido recortar distancias con la compañía del buscador, como es el caso de Sony, cuyas gafas inteligentes ya están listas. Las Sony SmartEyeglass ya están disponible para comprar en 10 países, incluido España por 800 euros.

Solo “business customers”

Son solo 10 los países en los que las gafas están a la venta ahora mismo. Y tan solo en cuatro de ellos pueden ser adquiridas por los desarrolladores, que son Estados Unidos, Reino Unido, Alemania y Japón. Además de estos, hay otros seis países en los que se lanzan estas gafas inteligentes, y que serán Bélgica, Francia, Holanda, Italia, Suecia, y por supuesto, España. En estos últimos países no podrán ser adquiridas por desarrolladores, aunque sí por clientes empresariales, lo que significa que podrán ser compradas por compañías cuyo objetivo sea, por ejemplo, utilizarlas en su trabajo. Las funcionalidades de las gafas son diversas, pero entre otras nos encontramos que podría ser útiles por ejemplo en cadenas de producción en las que los trabajadores pueden ir siguiendo los pasos de su trabajo en las gafas. Una empresa de este tipo ya puede comprar las gafas por un precio de 800 euros.

Sony SmartEyeglass

¿Qué hacen?

Las comparamos a las Google Glass, pero lo cierto es que podrían ser gafas completamente diferentes. No obstante, no son demasiado diferentes, aunque quizás no son tan útiles como las gafas de Google a priori. Para empezar, llevan un mando a distancia con cable que es el que utilizaremos para interactuar con las gafas. A esto hay que sumarle una imagen proyectada en los dos cristales, algo que con lo que no contaban las Google Glass. La cámara de tres megapíxeles está presente, así como una serie de sensores ya comunes, como la brújula, el giroscopio, el acelerómetro, los micrófonos, etc. Incluye conectividad inalámbrica, y un altavoz. No obstante, ofrecen tan solo 150 minutos de autonomía con un uso continuado. Para trabajar son una buena opción, pero quizás todavía tienen que mejorar. Su peso es de 77 gramos, y su apariencia no es la más elegante. Distan mucho de ser unas Google Glass. No obstante, puede que en el futuro lleguen novedades.

Sabemos que la compañía quiere lanzar una versión definitiva en el año 2016 que esté dirigida a los usuarios, por lo que habrá que esperar un poco para conocer más detalles de esta nueva versión para los usuarios, así como el precio que podría tener. De momento, eso sí, ya sabemos que son más baratas que las primeras Google Glass, con un precio de 800 euros.

Más información: Sony