La Xiaomi Mi Band 1S aparece con un monitor de ritmo cardíaco

Escrito por
Xiaomi

La Xiaomi Mi Band es, sin duda alguna, el mejor wearable del mercado. Decimos mejor, teniendo en cuenta la relación calidad/precio, claro está. Ahora aparece una segunda versión, la Xiaomi Mi Band 1S, que destaca por contar con un monitor de ritmo cardíaco, una novedad que la llevaría al siguiente nivel.

Una novedad importante

La Xiaomi Mi Band es ya de por sí una pulsera bastante completa, al menos para lo que podemos esperar de una pulsera cuantificadora. Su precio, de hecho, no es una excusa. Solo carece de una pantalla que nos ofrezca más datos, pero aparte de eso, lo cierto es que sus funciones son realmente parecidas a las de sus rivales. Y de hecho, esta novedad que ahora llegaría en la Xiaomi Mi Band 1S, la llevaría a un nivel superior. El monitor de ritmo cardíaco no es frecuente en las pulseras cuantificadoras, sino que es más propio de los relojes inteligentes. No hay pulseras o relojes con monitor de ritmo cardíaco que bajen de los 100 euros, y esta pulsera no superaría por mucho el precio de la anterior, viendo el aspecto que tiene.

Xiaomi Mi Band 1S

Sin pantalla

La fotografía que ahora vemos, que parece más real que las últimas que pudimos ver, que parecían más renders, nos permiten observar el monitor de huella dactilar ubicado en el reverso del núcleo de la pulsera, mientras que el frontal se mantendría igual, sin una pantalla, tal y como sí aparecía en los renders de los que hablábamos.

Un precio parecido

Todo esto nos lleva a una conclusión lógica. Casi el mismo diseño, lo que supone una misma construcción, e incluso la correa es igual. Lo más probable es que el precio sea, si no el mismo, muy parecido. Quizás hablemos en este caso de los 20 euros o algo parecido, pero en cualquier caso un precio muy asequible para lo que solemos ver. De momento, algo que sí me gusta mucho es que Xiaomi está teniendo una filosofía para los wearables que creo que es la acertada en este momento. Dispositivos económicos que hacen que los usuarios estén mucho más dispuestos a comprarlos y poco a poco ir viendo que un mayor gasto en estos dispositivos puede ser rentable. Es lo opuesto a lo que hacen otras compañías, que intentan llevar sus wearables a precios altísimos, lo que hace que muchos usuarios los descarten.