7 problemas que los relojes inteligentes aún no han solucionado (2º)

Escrito por
Android Wear

Continuamos y finalizamos este post especial en el que hablamos sobre los 7 problemas que tienen los relojes inteligentes y que no han conseguido solucionar a pesar de haberse lanzado ya varias generaciones. En este caso, nos vamos a centrar en otras tres características que serían básicas para que los relojes inteligentes consiguieran triunfar.

Puede que os interese leer la primera parte con los primeros cuatro aspectos de los 7 problemas que los relojes inteligentes aún no han solucionado.

Moto 360 Portada

4.- Autonomía

Si los relojes inteligentes quieren triunfar, tendrán que comenzar a ser como los relojes convencionales, eso por lo menos. Un reloj convencional puede tener una batería que no es necesario sustituirla en años. En el caso de los relojes inteligentes no es que hablemos de unos pocos meses, o de unas semanas, es que hablamos de un día. La mayoría de los relojes inteligentes tienen que ser cargados como un smartphone o incluso más, y claro está, eso hace que sean inútiles, y que al final prefiramos un reloj normal. Tienen que encontrar la manera de que los relojes inteligentes tengan una mayor autonomía. Aunque esto será de lo más complicado, porque es un problema que sigue presente en los smartphones, y que se complica al haber menos espacio en los relojes. Quizás serían buenas ideas las que se han visto de incluir una batería en la correa del reloj.

5.- Resistencia al agua y a los golpes

Yo no sé vosotros, pero siempre he tenido la mala suerte de golpear los relojes contra las paredes y acabar rayándolos. No importa si tienes un cristal de zafiro, pero si tienes un reloj inteligente, sabrás que podrías cargarte la pantalla, y el reloj entero. Son más como un smartphone, no resisten los golpes. Pero es que además no resisten tampoco estar bajo el agua. Sí, algunos a una profundidad inferior a un metro de agua y menos de media hora. Ya no podemos utilizarlo para ir a nadar. Y eso en el caso de los que sí son resistentes al agua de verdad, porque en este aspecto todavía hay mucho que avanzar. Los hay resistentes al agua, pero que luego tienen vapor de agua dentro de la pantalla.

6.- Precio

Y por último, habría que mejorar el precio. No me puedo gastar más en un reloj inteligente, que todavía no funcionan bien, que en un móvil de gama media, que funciona mucho mejor. Quizás es cierto que las tecnologías necesarias para fabricar uno y otro son distintas, o que para conseguir determinadas características el reloj debe ser más caro. Eso es posible, pero un reloj inteligente de 50 euros, con la mitad de funciones que un Motorola Moto 360, sería comprado por todos los usuarios con Android, solo por probarlo y llevarlo, y esto serviría como un primer acercamiento al mundo de los relojes inteligentes. No puede ser que pase el tiempo y que en lugar de conseguir relojes con un precio inferior a los 150 euros, lo que veamos sean relojes en los 400 euros, o se hable de miles de euros. Eso no tiene ninguna lógica, y es necesario que se solucione.