El Samsung Galaxy Note 5 ya es oficial con pantalla de 5,7 pulgadas y carcasa metálica

Escrito por Iván Martín (@ibarbero)

El nuevo phablet de gama alta de Samsung ya es una realidad, y llega con novedades tanto en su diseño como en el hardware que hay en su interior. Por lo tanto, se puede decir que existen avances lo suficientemente importantes para que esta iteración sea, cuando menos, interesante. Te contamos todo lo que se debe saber del Samsung Galaxy Note 5.

Lo primero que hay que decir de este nuevo dispositivo que demuestra que el diseño que se vio en los Galaxy S6 es el que la compañía coreana ha decidido que forme parte de sus mejores modelos para el mercado de consumo. Es decir, que el nuevo Samsung Galaxy Note 5 llega con una carcasa metálica con bordes muy curvados (la parte trasera algo más que la del mencionado teléfono que fue presentado en el Mobile World Congress) y con un acabado en cristal que recubre el terminal. Indudablemente, es bonito el nuevo phablet, muy bonito.

Frontal Samsung Galaxy Note 5

 

Diseño

En lo que se refiere a las dimensiones, este modelo tiene las siguientes: 153,2 x 76,1 x 7,6 milímetros, por lo que el trabajo de fabricación demostrado por Samsung es excelente y, como pesa sólo 171 gramos, estamos ente un modelo que no ofrecerá problema alguno en lo referente al uso continuado. El botón Home, con el lector de huellas integrado, sigue presente y no faltan los habituales táctiles en el frontal del terminal para manipular el sistema operativo.

Por cierto, que el altavoz regresa a la parte baja del dispositivo, un lugar que es mejor para que no sea tapado por el usuario y, eso sí, hablamos de un único elemento que llega eso sí con novedades como la inclusión de tecnologías como Ultra High Audio, que mejora de forma significativa la experiencia del usuario en este apartado. Un detalle interesante: nada de USB tipo C en el Samsung Galaxy Note 5, por lo que para esto posiblemente haya que esperar al Galaxy S7.

 

Finalmente, hay que decir que el S Pen característico de esta gama de producto está situado en la parte baja del dispositivo, en un hueco algo más pequeño pues las dimensiones y el peso del stylus se han reducido. Por cierto, que ahora no hay que tirar para sacarlo, ya que se integra un sistema de presión y clic que al hacer esto de forma automática el accesorio sale. Hay detalles de este elemento que han mejorado, como la precisión, y también se ha avanzado en el diseño del software que le acompaña, como por ejemplo el menú que parece al sacarlo. Ahora es más redondeado y atractivo, pero igual de funcional.

Trasera del Samsung Galaxy Note 5

Hardware principal

Aquí también hay novedades, y algunas de ellas muy importantes. Por ejemplo, la cantidad de RAM que se integra en el Samsung Galaxy Note 5 es de 4 GB (LPDDR4) por lo que es el primero de la compañía que da el salto. Aparte, esta es tipo UFS 2.0, por lo que ofrece el mismo excelente diseño del Galaxy S6 (unas de las claves para sus grandes puntuaciones en los test de rendimiento).

S Pen en el Samsung Galaxy Note 5

El procesador pasa a ser de fabricación propia, un modelo Exynos 7 (7420) que cuenta con ocho núcleos, que funcionan a 2,1 GHz el más potente y a 1,5 el destinado para el uso menos exigente. Es compatible con arquitectura de 64 bits. Visto el buen comportamiento de los SoC de la compañía, esto es un acierto tanto en apartados como su potencia en bruto como en el consumo, por lo que se debe esperar lo mejor del Samsung Galaxy Note 5.

La pantalla que se incluye en el Samsung Galaxy Note 5 es de 5,7 pulgadas, por lo que mantiene las que ofrecía el modelo al que sustituye en el mercado. De nuevo la resolución es QHD (2.560 x 1.440), por lo que se tiene una densidad de píxeles que llega a los 518 ppp. El panel es tipo SuperAMOLED con protección Gorilla Glass y, la verdad, es que con la experiencia que tiene Samsung en este apartado y, conociendo la calidad de los anteriores componentes utilizados, en principio esto no se convertirá en algo negativo sino todo lo contrario.

S Pen del Samsung Galaxy Note 5

 

Almacenamiento, cámaras y batería

Las opciones de capacidad de almacenamiento que ofrece el Samsung Galaxy Note 5 son dos: 32 y 64 GB, y como se temía no existe la posibilidad de aumentar esta mediante el uso de tarjetas microSD. Lo cierto es que este es un apartado con controversia, pero parece que la decisión del fabricante es clara y el Samsung Galaxy Note 5 mantiene la misma que con el Galaxy S6.

La cámaras experimentan una mejora respecto al Galaxy Note 4, ya que los sensores son los mismos que en el Galaxy S6, por lo que su calidad está fuera de toda duda. La principal es de 16 megapíxeles con estabilizador óptico y, la secundaria, se queda en los 5 Mpx. En ambos casos, la apertura es de F/1.9, lo que no está nada mal. En cuanto a su integración, se mantiene la “joroba” en la parte trasera, por lo que es posible mejorar en este apartado (justo al lado está el flash dual y el sensor para medir el ritmo cardiaco).

lateral del Samsung Galaxy Note 5

Aquí hay que indicar que hay novedades a la hora de hacer fotos, con la llegada del Modo Experto al terminal, la posibilidad de grabar vídeos a cámara lenta, compartir estos directamente en YouTube e, incluso, crear un collage con cuatro imágenes de forma directa en el Samsung Galaxy Note 5. No podemos dejar de comentar que se incluye la tecnología VDIS (Video Digital Image Stabilization), que mejora de forma significativa las grabaciones.

La batería es mayor que la del Galaxy S6, pero es normal ya que el dispositivo es más grande. La carga de esta es de 3.000 mAh, con posibilidad de recargarla de forma inalámbrica. Lo cierto es que Samsung anuncia una autonomía muy larga, y lo que también es importante, una recarga mucho mejor: una fase completa se consigue en 120 minutos, mientras que en los modelos presentados en el Mobile World Congress los 2.600 se lograban en 180 minutos. En cuanto al acceso a esta, no es posible, por lo que no se puede cambiar.

Lateral Samsung Galaxy Note 5

 

Conectividad y detalle finales

En el apartado de la conectividad, no hay grandes ausencias en el Samsung Galaxy Note 5. El acceso a redes WiFi (802.11ac con frecuencias de 1,4 y  GHz) está contemplado, así como NFC, Bluetooth 4.2 LE y, como hemos dicho antes integra interfaz USB 2.0. Aparte, el acceso a datos es LTE Cat.9, por lo que la velocidad al navegar por Internet en movilidad será muy rápido.

En cuanto al sistema operativo, este es Android 5.1 con la habitual capa TouchWiz, la misma que llegó con el Galaxy S6, por lo que hablamos de un funcionamiento rápido y con poco bloatware. Eso sí, no faltan aplicaciones específicas para el uso con el S Pen, como por ejemplo S Note o SketchBook. Es decir, lo que se podía esperar ya que Android M no es una realidad todavía.

Samsung Galaxy Note 5 color dorado

 

Del precio no se ha comentado nada, y en lo referente a los acabados el color negro, blanco y dorado son de la partida (pero llegarán más con el paso del tiempo). La puesta a la venta del Samsung Galaxy Note 5 se espera para principios del mes de septiembre, pero sin fecha fija confirmada.