Con la carga rápida, la capacidad de la batería no es tan relevante

Escrito por Emmanuel Jiménez

¿Cuál es el mayor problema que tienen hoy en día los smartphones? Si preguntáramos a 100 personas, al menos 80 de ellas dirían lo mismo, y las otras 20 tendrían un gran buque insignia. La batería. Hoy se ha avanzado mucho para solucionar este problema, y aunque no está completamente resuelto, la carga rápida ha conseguido mejorarlo de una manera muy notable.

Baterías de más capacidad, misma autonomía

Lo curioso, al caso, es que las baterías de los teléfonos inteligentes, cuentan con más capacidad que los smartphones de hace unos años. En realidad es lógico, se han optimizado las tecnologías de fabricación de baterías, y también le distribución de los componentes de los teléfonos inteligentes para que las baterías sean de más capacidad. Sin embargo, el problema es que con pantallas más grandes y con más resolución, cámaras más calidad, y procesador con un rendimiento cada vez mejor, el consumo de batería también es mayor que antes. Al final nos encontramos con que los smartphones siguen contando con la misma autonomía, que tan solo en algunos casos supera el día completo. No obstante, aunque no se ha mejorado en esto, las compañías sí que han conseguido solucionar en parte el problema de las baterías gracias a la carga rápida.

USB Type-C

Cargando la batería en poco tiempo

Uno de los problemas con los que antes nos encontrábamos es con que si teníamos pensado salir a la calle, o ir a trabajar, teníamos que enchufar el móvil a la red eléctrica horas antes para que cuando nos fuéramos la batería del móvil estuviera completamente cargado. Eso ya es no es así, al menos para todos los usuarios que cuenten con un smartphone compatible con alguna de las tecnologías de carga rápida que ya han presentado algunos de los fabricantes del mercado, como Quick Charge de Qualcomm, u otras como es mCharge en el Meizu. Con estas tecnologías, es posible cargar una batería en menos de una hora, es posible cargar fracciones de la batería en mucho menos tiempo, con lo que solo tendremos que enchufar el móvil poco antes de salir a la calle para contar ya con una autonomía considerable.

A día de hoy, cuando uno analiza cuáles son las características más determinantes para decidir qué móvil comprar, la batería podría ya no ser tan relevante como el hecho de que el smartphone sea compatible con carga rápida y el cargador incluido también.