Samsung podría utilizar sus propias GPUs en los procesadores Exynos a medio plazo

Escrito por Iván Martín (@ibarbero)

Los rumores no censan respecto a los procesadores de Samsung, lo que se debe en gran medida al excelente rendimiento que han mostrado los que se integran en la nueva gama de producto Galaxy S6 y Note 5. Por lo tanto, se espera que los avances de la compañía coreana en este apartado de su negocio sean importantes y, quizá, más profundos de lo que cabía esperar en lo que se refiere a los componentes que se integran en el SoC.

Dejando a un lado la posibilidad de que el Samsung Galaxy S7 llegue en dos variantes en lo que se refiere al procesador (recurriendo de nuevo a Qualcomm como socio), parece que la gama Exynos podría tener cambios muy fuertes en un futuro a medio plazo: concretamente entre los años 2017 y 2018, por lo que está claro que hablamos de un cambio estructural importante.

Samsung desvela en un vídeo el misterio de la nueva evolución de Exynos

De lo que hablamos es de la posibilidad de que Samsung trabaje y desarrollo sus propias GPU (tarjetas gráficas integradas), por lo que abandonaría a las Mali que actualmente utiliza y daría el paso a trabajar de forma independiente como hacen otras compañías, como por ejemplo Qualcomm con sus Adreno. Este paso no es precisamente pequeño, y se necesita de un tiempo para que los diseños y avances en fabricación estén disponibles, por lo que se tiende las fechas antes mencionadas. Si esto se confirma, se demostraría que la apuesta por la gama Exynos por parte del gigante coreano es total, ya buen seguro que se verían sus SoC en mucho más terminales móviles en búsqueda de una rentabilidad adecuada.

Nueva arquitectura

Para el uso de las GPUs desarrolladas por la propia Samsung, la arquitectura que se utilizaría en los procesadores Exynos sería la denominada HSA (Heterogeneus System Architecture), que permitiría la integración de la tarjetas gráfica en el mismos chip y, además, ofrece la posibilidad que este componente comparte los mismos canales de memoria y datos (BUS) a al hora de realizar acciones. Esto, sobre el papel, sería positivo para asegurar una velocidad de proceso adecuada y que no suponga cuello de botella alguno.

En una inflación que filtra la hoja de ruta en al que ya trabajo Samsung, que es en la que se basa lo que indicamos, y en un principio se lanzaría una primera gama de Exynos con la GPU propia que conviviría con otra que utilizaría las GPU Mali de ARM, para de forma gradual ir dejando este último componente. Esto tiene sentido, ya que de esta forma no se realiza una ruptura total y permitiría reaccionar a los coreanos ante problemas en su desarrollo propio.

Logo Samsung

El caso es que la posible llegada de unas GPUs propias de Samsung aparece de nuevo y, ciertamente, esto sería una buena idea por el control que tendría el fabricante ante lo que produce sin tener que depender de terceros. Vemos si esto se confirma, pero para nada es descabellado y, ya se sabe, cuando el río suena…

Fuente > Weibo