El Samsung Galaxy S7 podría no contar con USB Type-C, ¿es eso importante?

Escrito por Emmanuel Jiménez

El nuevo Samsung Galaxy S7, que se presentará definitivamente el 21 de febrero, el domingo anterior al comienzo del Mobile World Congress 2016, podría no contar finalmente con un conector USB Type-C de nueva generación, sino que seguiría contando con el clásico microUSB. No obstante, ¿es eso importante? ¿Es negativo o positivo?

Sin USB Type-C

Ayer hablamos sobre las dos nuevas imágenes “oficiales” que provienen de Samsung, aunque no han sido publicadas oficialmente por Samsung, de los nuevos Samsung Galaxy S7 y Samsung Galaxy S7 Edge. Y aunque no son definitorias, lo cierto es que parece que podemos decir que el smartphone no contará con una toma USB Type-C de nueva generación, sino más bien con un conector clásico microUSB, como el del anterior Samsung Galaxy S6. Esto es un dato, simplemente, pero hay que analizar si realmente es relevante o no lo es.

Lo cierto es que la realidad actual es que casi todos los smartphones que cuentan ahora con un USB Type-C, no cuentan en realidad con uno de nueva generación, sino con uno de anterior generación, pero con la interfaz del nuevo. Es decir, sí es un cable reversible, sí tiene el aspecto de un USB Type-C, pero no cuentan con las tecnologías de la nueva generación de USB, por lo que tampoco es especialmente relevante si el móvil cuenta o no con dicho conector. La única ventaja actual que encontramos entre este conector en casi todos los móviles que cuentan con él y los móviles que cuentan con el microUSB es la posibilidad de conectarlo en cualquiera de los dos sentidos. Sin embargo, es una ventaja poco destacable si para ello se deben perder otras características con las que Samsung ya cuenta con su interfaz microUSB clásica.

Galaxy S7 S7 Edge

Carga rápida y carga de otros smartphones

Y es que, hasta el momento, Samsung ya contaba con sus propias adaptaciones de las tecnologías de carga rápida y de carga de un smartphone a otro con interfaces USB microUSB, por lo que es muy probable que no hayan conseguido todavía igualar esas características con la nueva interfaz USB Type-C, que muchos fabricantes están utilizando y promocionando de una forma irreal. Y es que no es lo mismo que sea un USB Type-C de aspecto, a que sea un USB de nueva generación, capaz de cargar los móviles más rápido y de transferir archivos más rápido. Probablemente Samsung ha preferido prescindir de pasar a esta nueva interfaz USB solo por el aspecto de la misma, perdiendo algunas características, y dejar el paso al USB Type-C para una generación posterior. En mi opinión, una buena decisión, pues además así seguirán siendo útiles los cargadores y cables que ya tengamos compatibles con el clásico microUSB.