Cuidado, un cable USB Type-C de mala calidad puede acabar con tu smartphone

Escrito por
Accesorios

No es una noticia del todo nueva, pero vuelve a retomar importancia. Todo comenzó cuando un ingeniero de Google dijo que el cable USB Type-C comercializado por OnePlus no era compatible con el resto de móviles con conector USB Type-C, como los Nexus 5X y Nexus 6P. Pero no solo es una cuestión de que pueda tener problemas a la hora de cargar el móvil. Es que ahora resulta que un cable USB Type-C de mala calidad podría incluso acabar definitivamente con nuestro smartphone.

USB Type-C de mala calidad

En realidad, ni siquiera podemos decir que esto sea algo nuevo. Nunca ha sido algo imposible que un cable USB fuera capaz de acabar con la placa base de un ordenador o de un smartphone. De hecho, era algo más común en el caso de los ordenadores, y de ahí la relevancia que tenía el comprar cables USB de calidad. Claro está, con el tiempo hasta los cables baratos funcionaban a la perfección. Pero debemos tener en cuenta que hoy en día los cables USB Type-C acaban de ser lanzados, por lo que aquellos más económicos podría ser de mala calidad, contar con soldaduras de mala calidad, y generar problemas tan graves como que, literalmente, acaben con la placa base de nuestro smartphone y, por tanto, nos quedemos con un móvil inútil.

USB Type-C

El gran problema es que es imposible identificar los cables que son de mala calidad y los que son de buena calidad. Lo único que hasta ahora se está haciendo es realizar reviews de los cables USB Type-C para analizar cuáles son de mala calidad y cuáles son de buena calidad. Pero resumiendo, podemos decir que lo mejor que se puede hacer hasta ahora es utilizar únicamente los cables USB Type-C originales que vengan con nuestros smartphones y tablets o, en su defecto, los originales comercializados por el propio fabricante de cada uno de nuestros móviles. Claro está, esto supondrá tener que pagar más por estos cables, dado que comercializa, por ejemplo, Google, son más caro que los cables de terceros que se habían lanzado hasta ahora. Pero mucho más caro será tener que comprar un móvil nuevo porque el cable USB Type-C que nos había costado tan poco dinero, en efecto, era de mala calidad y ha conseguido acabar con la placa base de nuestro smartphone.