¿Por qué debes disparar fotos en RAW si tu móvil es compatible?

Escrito por
Trucos

Una de las novedades que llegó ya con Android 5.0 Lollipop fue la compatibilidad nativa en Android para el formato fotográfico RAW. Poco a poco, los diferentes fabricantes de smartphones han ido integrando la compatibilidad con este formato en las cámaras de sus diferentes móviles. Sin embargo, ¿por qué debes disparar fotos en RAW si tu móvil es compatible? ¿Cuáles son las principales ventajas?

RAW vs JPEG

Antes, esto era un dilema que solo surgía en las cámaras DSLR de alto nivel. Después el formato RAW llegó incluso a las cámaras compactas. Y ahora es posible disparar fotos en RAW incluso con un móvil de gama alta. Sin embargo, ¿por qué tienes que disparar en RAW? Son varias las diferencias entre el formato RAW y el formato JPEG, pero diremos simplemente que este último formato realiza toda una serie de ajustes en la imagen y la guarda una vez que ha sido procesada, mientras que las imágenes en formato RAW llegan sin procesar, con toda la información relacionada con la fotografía capturada. Así explicado, uno podría pensar “mejor JPEG, ¿no?”. Bueno, si eres un usuario novato, y nunca vas a querer editar tus fotos, quizás el JPEG sea la mejor elección. Pero el formato RAW es el que da más posibilidades al fotógrafo.

Para explicarlo, voy a tomar prestado el ejemplo que utiliza aquí el fotógrafo Paco Jiménez. Una fotografía en RAW contiene los alimentos de una comida en crudo, así como la receta para preparar la comida, mientras que una fotografía JPEG es la comida ya preparada. ¿Cuál es la diferencia? Pues que en una fotografía RAW podemos realizar modificaciones sin perder calidad. Al igual que podríamos cambiar la receta de una comida justo antes de cocinarla, o cambiar un ingrediente por otro, en una fotografía en RAW podemos cambiar valores como el balance de blancos, por ejemplo. Así, una fotografía que nos parecía que no había quedado bien, puede pasar a ser una de nuestras fotografías preferidas gracias a la posibilidad de editarla posteriormente al haberla disparado en formato RAW.

Sony Xperia Z5 Compact Camara

Inconvenientes del RAW

Claro que, el formato RAW tiene algunos inconvenientes con respecto al formato JPEG que pueden ser determinantes en un móvil. Como ya hemos dicho, las fotos en formato RAW tienen más información, y por tanto, pesan más. Eso significa que necesitamos una memoria interna o una tarjeta de memoria de una capacidad superior si queremos disparar en RAW, o en cualquier caso, que podremos disparar una cantidad inferior de fotos en este formato que en JPEG. Eso, en algunos móviles que no dan la posibilidad de ampliar la memoria por medio de una tarjeta microSD, es algo clave. Un móvil con una cámara de 16 megapíxeles, o de 20 megapíxeles, generará unas fotos en RAW que ocuparán bastante espacio. Y si solo tienes 32 GB, sin la posibilidad de ampliar la memoria, utilizar el formato RAW no es la mejor elección.

No obstante, tampoco tiene mucha lógica no utilizarlo si tienes un smartphone de gama alta. Al fin y al cabo, si tienes un smartphone de ese nivel es, entre otros aspectos, porque cuenta con una cámara de alta calidad. Si tienes una cámara de esta calidad, es normal querer obtener las mejores fotografías posibles. Y es más, si en algún momento te has planteado sustituir una cámara de un nivel superior por la cámara de un móvil, disparar las fotos en RAW, si tu móvil es compatible, será clave para que las fotos de tu móvil sean más parecidas a las fotos que conseguirías con una cámara DSLR o con una cámara mirrorless de gama alta.

Por otro lado, es posible que una fotografía RAW al lado de una fotografía JPEG podría parecer una foto más fea, o más simple. Ten en cuenta que eso es porque requiere de un proceso de ajuste. Si no sabes nada de fotografía y no quieres complicarte, quizás disparar en JPEG pueda ser una buena opción para ti.

En definitiva. Debes disparar en RAW para conseguir la mejor calidad en las fotos con tu móvil, aunque debes tener en cuenta el espacio que ocupan estas fotografías, que podría ser algo crítico si tienes una memoria interna de poca capacidad, y no puedes ampliarla por medio de una tarjeta de memoria microSD.