Samsung Galaxy S7 vs Galaxy S6, los detalles de la nueva pantalla

Escrito por Emmanuel Jiménez

Estamos todos de acuerdo en que el Samsung Galaxy S7 cuenta con una nueva cámara, un nuevo procesador, una nueva batería y hasta un nuevo diseño resistente al agua con respecto al Samsung Galaxy S6. Pero, ¿y su pantalla? ¿Hay mejoras en lo que a la pantalla del Samsung Galaxy S7 se refiere? Pues sí, sí las hay, y lo cierto es que las pocas mejoras que hay son suficientes.

La mejor pantalla móvil del mercado

Como mínimo, esta nueva pantalla sirve al Samsung Galaxy S7 para conseguir ser considerado por DisplayMate, referencia en el análisis de pantallas, como el móvil con mejor pantalla del mercado. Claro que, en realidad, esto tampoco era completo si tenemos en cuenta que precisamente el mejor móvil antes era el Samsung Galaxy S6, y lógicamente este Galaxy S7 no iba a empeorar.

Samsung Galaxy S7 Edge y S7

Al revés, hay algunas mejoras con respeto al anterior móvil. La principal de ellas es la legibilidad o la visibilidad de la pantalla bajo la influencia de luz directa del sol. Cuando utilizamos el móvil en la calle, la visualización de las pantallas es mucho más compleja que en entornos cerrados, pero lo cierto es que parece que el Samsung Galaxy S7 ha mejorado con respecto al Samsung Galaxy S6.

Pero además, también ha mejorado el sistema automático de modulación del brillo de la pantalla, llegando a los 885 nits. Tengamos en cuenta que el móvil será capaz de brillar todavía más con este modo activo que si modificamos el brillo manualmente. Esto es porque el nivel de brillo de la pantalla siempre puede llegar más alto en automático que en manual. Cuando salgamos a la calle, el móvil sabrá que necesita subir el nivel de brillo y llevará el brillo de la pantalla al máximo.

Aparte de lo ya mencionado, la pantalla tiene diferentes modos de imagen para mejorar la calidad de la misma. El modo estándar, el modo AMOLED Photo, y el modo Adaptive Display. Mientras que el segundo tiene el objetivo de representar los colores con toda la precisión posible, algo genial para los fotógrafos, el último modo satura los colores con el objetivo de que la pantalla cuente con unos colores más vivos, un efecto que siempre ha sido característico de las pantallas con tecnología AMOLED, pero que en este caso se realiza a propósito.