3 ventajas de que tu móvil nuevo tenga USB Type-C

Escrito por
Accesorios

El USB Type-C parece ser una de las novedades en los smartphones de este año, a pesar de que ya algunos dispositivos del año pasado lo incluían. No obstante, es en el 2016 cuando parece que se va a convertir en la gran novedad. Ahora bien, ¿es mejor o peor que el microUSB? Aquí tienes 3 ventajas que encontrarás si compras un móvil con USB Type-C.

Muchos usuarios no tienen claro si es un elemento a considerar a la hora de comprar un móvil, el que tenga o no USB Type-C, y si para decidir entre un móvil u otro deben dejarse guiar por este detalle o no. Conociendo las ventajas y desventajas será más fácil que te hagas una idea de lo que realmente necesitas. Aquí van tres ventajas si compras un móvil con dicho cable.

Ventaja 1: Reversible

La gran novedad de este cable es que es reversible. No importa el sentido en el que lo conectes. Esto es muy bueno porque evitaremos romper los conectores al intentar conectar mal el cable, algo que, de ocurrir, no tendría una solución demasiado simple. Sin duda, es uno de los aspectos característicos del USB Type-C.

USB Type-C

Ventaja 2: Más rápido

Además de eso, el nuevo estándar USB Type-C, si es que de verdad tu cable es compatible con el nuevo estándar, tiene velocidades de transferencia más rápidas y también velocidades de carga más rápidas que las de los actuales cables microUSB. Aun así, Samsung ha integrado el microUSB en el Samsung Galaxy S7, porque no tenía la posibilidad de ofrecer los mismos tiempos de carga con USB Type-C que ya ofrecía con su propio cargador y el microUSB, por lo que hay que tener eso también en cuenta. Todavía estamos actualizándonos a la nueva generación.

Ventaja 3: Más versátil

Los cables USB Type-C son escalables, lo que significa que pueden modificar su funcionamiento dependiendo del dispositivo al que lo conectemos, y eso amplía el rango de dispositivos en los que lo podemos utilizar. ¿Quién diría que con un cable microUSB se puede cargar un MacBook? Pues eso es precisamente lo que ocurre con el USB Type-C. Así, cuando lleguemos a tener varios cables USB Type-C, y ordenadores, tablets, smartphones… con USB Type-C, nos daremos cuenta de esta ventaja. De momento no, sino más bien al contrario, pero todo dependerá de lo que tardemos en adaptarnos.