¿Qué ha cambiado en Android Wear?

Escrito por
Android Wear

Android Wear es el sistema operativo para los relojes inteligentes que se lanzó en el 2014. Se supone que dos años, y unas cuantas versiones después, ha tenido que mejorar, ¿no? Bueno, lo cierto es que la mejora que ha sufrido Android Wear no es bastante notable. Sí que hay algunas características que han llegado nuevas. Aunque lo cierto es que todavía hay mucho margen de mejora.

Una extensión del teléfono inteligente

El gran problema de los relojes inteligentes con Android Wear, al igual que pasa con el resto de relojes inteligentes, es que siguen siendo lo mismo que hace dos años, una extensión de nuestro teléfono inteligente. No tienen autonomía ninguna, no son capaces de sobrevivir sin depender del smartphone, y eso, dos años después, no ha cambiado. Un problema.

Por otro lado, siguen siendo muy útiles como lo que son, extensiones de nuestro teléfono inteligente. Reduciremos mucho la cantidad de veces que utilizamos nuestro smartphone si llevamos el reloj inteligente porque ahí recibiremos todas nuestras notificaciones y podremos consultarlas directamente en nuestro reloj.

Aparte de eso, han ido llegando novedades relacionadas con las posibilidades que tenemos para gestionar opciones del móvil desde el reloj, o para desplazados por los menús del reloj fácilmente, como con gestos de muñeca.

Motorola Moto 360 2015

Llamadas en tu reloj

Sin embargo, la gran novedad que hasta ahora ha llegado a Android Wear es la de poder realizar llamadas con el reloj inteligente. Sí, por medio de tu móvil, que es el que tendrá la conexión móvil, pero al fin y al cabo no tendrás que utilizar tu smartphone, sino simplemente el reloj inteligente, siempre y cuando tenga micrófono y altavoz. Todos tienen micrófono, aunque no todos altavoz. Poco a poco irán siendo más los que cuentan con altavoz.

No obstante, siguen siendo pocas novedades para el mundo de los relojes inteligentes. Lo que hace que los usuarios no amplíen su interés en estos relojes, aunque sigan vendiéndose poco a poco cada vez más. Los relojes no son capaces de competir hoy por hoy con los móviles, no son más que accesorios, y son muy caros, cada vez más de hecho.