Si tienes un Galaxy S5, pasar a un Galaxy S7 será la opción ideal

Escrito por Emmanuel Jiménez

La verdad es que el Samsung Galaxy S6 era un buen móvil, y si cambiaste el Galaxy S5 por el Galaxy S6, el cambio fue bueno. Sin embargo, si decidiste esperar un año más para cambiar el Samsung Galaxy S5 por el Samsung Galaxy S7, lo cierto es que difícilmente la jugada podría haberte ido mejor. Es la opción ideal. La cantidad de mejoras de un móvil a otro es muy notable.

Pantalla y cámara

El Samsung Galaxy S5 contaba con una pantalla Full HD, y en el Samsung Galaxy S7 se ha pasado a una resolución Quad HD. No existe una diferencia muy perceptible, pero en cualquier caso es una diferencia bastante relevante. Digamos que es como pasar de una generación de pantalla a otra. Pero además también ha ocurrido algo parecido con la cámara. Más megapíxeles no significa mejores fotos. Lo han entendido ya los fabricantes de móviles, y el Samsung Galaxy S7 es el primer ejemplo de la compañía. Su cámara es de “solo” 12 megapíxeles, pero ya se considera el mejor smartphone fotográfico del mercado.

Samsung Galaxy S7 Portada

Diseño y rendimiento

El diseño del móvil es mucho mejor que el del Samsung Galaxy S5. De hecho, este último era de plástico, mientras que el Samsung Galaxy S7 es un móvil de metal y cristal. Una diferencia verdaderamente notable. Pero también es un móvil con un rendimiento mucho mejor que el del Samsung Galaxy S5. Esto es obvio, dado que es un móvil más nuevo, con un procesador más moderno y actualizado, con más memoria RAM, etc.

Un móvil “parecido”

Pero aun contando con todo lo anterior, hay que decir que es un móvil “parecido” al Samsung Galaxy S5. Y eso es bueno. ¿Por qué? Porque algunas de las características destacables del Galaxy S5 desaparecieron en el Galaxy S6, como era la posibilidad de ampliar la memoria por medio de una tarjeta microSD, o como era la resistencia al agua. Eso ha vuelto con el Samsung Galaxy S7. En realidad, el Galaxy S7 es algo así como una móvil híbrido entre el Samsung Galaxy S5 y el Galaxy S6, con un procesador y una memoria RAM mejorados, y una cámara y una pantalla de un nivel superior.

Si compraste el Samsung Galaxy S5, y decidiste no comprar el Galaxy S6 para comprar el nuevo Galaxy S7, creo que has acertado de pleno.