4 motivos por los que no me gusta Inbox y prefiero Gmail

Escrito por Emmanuel Jiménez

Google lanzó Inbox como un posible sustituto de Gmail. Puede que incluso algún día nos encontremos con que Google nos dice que Inbox es la única opción que tenemos para ver nuestro correo y que Gmail nunca más estará disponible. En Google es posible. Pero lo cierto es que yo sigo sin encontrar lo suficientemente útil Inbox, o quizás es que me resulta demasiado útil. En cualquier caso, aquí van los 4 motivos por los que no me gusta Inbox y prefiero Gmail.

1.- Parece que pierdo emails

Ya me pasaba con Gmail. En general puede pasar con cualquier cliente de correo. Al recibir tantísimos correos electrónicos, es fácil que alguno se pierda sin que uno se dé cuenta de ello. A veces es un email importante. Sin embargo, con Inbox esa sensación se multiplica por muchísimo. El que estén organizados de una forma “inteligente”, quiere decir que hay un algoritmo que elige los emails que se supone que son más interesantes y los que no para mí. ¿Hasta qué punto acierta Inbox? Cuando se trata de navegar por una red social, me da igual si el algoritmo acierta a la hora de elegir los contenidos que cree que me interesan más. Pero cuando se trata del correo electrónico, no quiero perder un email importante, o encontrarlo horas o días después porque Inbox consideraba que no era relevante para mí.

Inbox Portada

2.- Google no confía en Inbox

En realidad, a Google le ocurre como a mí. No todos en Google confían en que Inbox sea el verdadero relevo de Gmail. Si de verdad creyeran que Inbox es lo mejor para el correo electrónico, hubieran esperado, y un día hubieran cambiando Gmail por Inbox, sin más. Pero no hubieran lanzado el servicio en Beta, para luego tenerlo en funcionamiento paralelo. Esto último solo significa una cosa. Google tampoco confía en Inbox al 100%. ¿Y si una inteligencia artificial quiere evitar que leamos emails importantes para perder nuestro trabajo y sumir a la humanidad en el caos? Ok, es improbable que eso ocurra, o al menos es improbable que esa inteligencia artificial haya cobrado vida ya. Pero creo que se entiende la explicación. Si el algoritmo es erróneo, o falla, los problemas pueden ser grandes para los usuarios. Yo desconfío de Inbox, pero es que Google, hasta cierto grado, también.

3.- Prefiero ver los emails en formato lista

Quizás solo yo, que tengo que ver miles de post todos los días en formato lista, prefiero ver los emails en una lista. Con el asunto y una breve línea del contenido del email. Ya me vale con que Gmail realice una organización por carpetas. Son pocas carpetas, y puedo ir revisando estas. Sin embargo, el que Inbox cambie el orden de los emails en función de los que considera que me interesan más o son más importantes, y unos aparezcan en un lugar y otros en otro es algo que no me gusta. No me gusta ni siquiera a la hora de leer post este tipo de formato. Pero incluso aun cuando se trata de post, podría ser algo irrelevante, ver o no un post en concreto. Pero un email podría ser algo muy determinante. Podría ser el email de un cliente que olvidamos, y quedar muy mal con él por no responder, o responderle tarde.

4.- Demasiada organización

Existía un hombre muy lejos de aquí que tenía clasificadas diferentes clasificaciones de diferentes archivos, para después poder localizarlos más rápido. El gran problema es que cada vez que tenía que buscar un archivo tenía que recorrer diferentes sistemas de clasificaciones hasta llegar al archivo final. El archivo estaba siempre allí, nunca se perdía ningún archivo. Siempre se podía encontrar. Sin embargo, el tiempo que había que dedicar para encontrar casi no compensaba la tarea de tener que volver a crear dicho archivo. En el caso de los correos electrónicos, me ocurre algo parecido, aunque no quiero perder ningún email relevante, lo cierto es que tampoco quiero una clasificación con tantos detalles que al final me cueste más trabajo localizar el email que leerlo y responderlo. Prefiero simplificar el proceso. Y simplificar no significa que quiera que un algoritmo lo simplifique por mí, sino que visualmente sea más simple, nada más.

Creo que el correo electrónico está bien como está, tal y como es Gmail. Y no es que no quiera que se mejore en el mundo de las comunicaciones, es que simplemente creo que el correo electrónico es un formato sin más, que algún día dejaremos de utilizar para comunicarnos, como hemos ido dejando de escribir cartas. Ya el correo electrónico está siendo sustituido por plataformas de mensajería instantánea como WhatsApp o por redes sociales como Facebook. Siempre quedará correo electrónico hasta dentro de muchos años, como todavía quedan cartas postales. Pero no creo que haya que inventar una plataforma de correo postal revolucionaria para ayudarnos a gestionar nuestro correo postal de la mejor manera posible. Me vale con que dejen el correo en el buzón. Me vale con Gmail. Y aceptaré la nueva plataforma cuando llegue, pero será una forma diferente de comunicarnos.

Claro que, también es cierto que esto no deja de ser más que una opinión. A mí Inbox “me gusta”, al menos la idea, pero siempre acabo abandonándolo. ¿Cuál es vuestra opinión? ¿Preferís Inbox a Gmail?


Continúa leyendo

Comentarios

Sin comentarios