Windows Phone se hunde y a Microsoft solo le queda apostar por Android

Windows Phone se hunde casi de manera definitiva. Los últimos estudios de Kantar así lo confirman. El sistema operativo es cada vez menos utilizado en todo el mundo. Y Microsoft lo sabe. Lo sabe a tal punto que hasta habría abandonado ya Windows Phone, pensando en un futuro diferente, un futuro basado en Android.

Windows Phone se hunde

La verdad es que Microsoft lo ha hecho fatal. Primero, mató a Nokia llegando a algún acuerdo con la compañía para que estos solo lanzaran smartphones con Windows Phone. Un Nokia con Android podría haber sido un smartphone de mucho éxito. Pero no llegó. Después compró la división del móviles de Nokia. ¿Para qué? Para no utilizar la marca ni una vez. Con lo que no ha obtenido rentabilidad. Tal ha sido el caso, que el tiempo durante el cual lo que quedaba de Nokia no podía utilizar el nombre para comercializar smartphones ha pasado, y la compañía finlandesa Nokia, va a lanzar un smartphone con ese nombre, Nokia. Millones perdidos en nada, porque desde luego no han conseguido alcanzar el éxito con sus smartphones, sino más bien todo lo contrario.

La última esperanza era Windows 10, que prometía unificar el sistema operativo de los ordenadores y los móviles. Pero los resultados de ventas no son buenos. Según Kantar, Windows Phone habría perdido cuota de usuarios en casi todos los países del mundo. Y todo ello a pesar de que Window 10 ya ha llegado, y de su supuesta integración con los móviles.

Después de la compra de Nokia y del lanzamiento de Windows 10, Windows Phone sigue sin tener éxito, y se puede confirmar que ha sido un completo fracaso.

Android Logo

Solo les queda apostar por Android

Pero el estudio de Kantar solo viene a confirmar algo que en Microsoft ya sabían. Y es que se han estrellado contra un muro gigante, y que no van a tener éxito en el mundo de los móviles nunca. Lo sabían, y por eso hace tiempo que trabajaban en un futuro diferente para el mundo de los móviles, un futuro en el que los Windows Phone no existirán, sino solo la competencia. Pero mejor es que la competencia siga comprando ordenadores con Windows, a que la competencia acabe comprando ordenadores con Android, ¿no?

Android tiene una carencia todavía con respecto a iOS. No cuenta con un ecosistema de ordenadores con el que sincronizarse. Chrome OS no acaba de tener éxito. El último Google Pixel C llega ya con Android. Google quiere que Android sea el sistema operativo también para escritorio. Pero hasta que eso suceda, aún pasará tiempo. Microsoft quiere intentar ganarse a los usuarios Android, y para eso ha lanzado funciones de Windows 10 que integran, por ejemplo, las notificaciones de los móviles Android. Intenta que Android sea ahora el sistema operativo que utilizan los usuarios de sus ordenadores Windows. Bueno no, eso no, porque eso ya ocurre. Nadie utiliza Windows Phone, así que solo pueden utilizar Android (o iOS –aunque muchos de estos tienen Mac–). En realidad lo que intentan es evitar el declive de su sistema operativo para ordenadores. Parece imposible que Windows 10 se pueda hundir. Sigue siendo más utilizado que Mac OS X. Google no tiene un rival para Windows, aún. Pero podría tenerlo.

Apple dice que el nuevo iPad Pro es el futuro de los portátiles. Es decir, que piensan que iOS puede ser el futuro para el escritorio. Hay una cosa indudable. Google quiere que Android sea el sistema operativo para el escritorio, y su función Multiwindow que llega en Android N podría conseguirlo. Con usuarios acostumbrados a utilizar los móviles Android, un sistema operativo basado en Android para escritorio podría tener mucho éxito. Y más si Apple también decide apostar por iOS como un sistema operativo propio de un ordenador.

A Microsoft solo le queda una opción. Renunciar ya a Windows Phone, apostar por Android, y conseguir que todo siga como está. Pero si el mercado sigue cambiando, el futuro parece obvio. Android y iOS acabarán dominando y absorbiendo el mercado también de los ordenadores, bien sea porque estos se dejen de utilizar, o porque estos integren dichos sistemas operativos.