Una certificación evitará que se tengan problemas con los cables USB tipo C

Escrito por Iván Martín (@ibarbero)

Los beneficios de la interfaz USB tipo C son variados, como por ejemplo conseguir que la transferencia de datos sea más rápida o que la recarga necesite de menor tiempo para completarse (sin olvidar que el conector es reversible). Pero no es menos cierto que se han detectado algunos problemas con cables que no cumplen con la calidad mínima exigible y, por ello, ponen en riesgo los dispositivos con los que se utilizan.

Tanto es así, que en Amazon se han retirado ya algunos que se ha detectado que son un problema potencial para los teléfonos e, incluso, el ingeniero Benson Leung de Google al probar varios cables acabó con su Pixel C roto. Por lo tanto, no hablamos precisamente de un problema menor y, por ello, la entidad USB-IF (USB Implementers Forum) ha decidido tomar cartas en el asunto.

Para conseguir esto, se ha creado una estándar (con certificación) que asegura que los cables o dispositivos que lo cumplen no tendrán problema alguno si se utilizan combinados. De esta forma, cuando se produce la conexión mediante el puerto USB tipo C, comienza un sencillo y rápido proceso de identificación y se comprueba si se cumplen con los requisitos, en especial el correspondiente a la potencia empleada. Si este se supera, el funcionamiento es el habitual, en caso contrario se para el funcionamiento para prevenir posibles errores y peligros.

Cable USB tipo C a la venta de OnePlus

Una buena decisión para USB tipo C

Lo cierto es que la llegada de la nueva certificación era algo completamente necesario, ya que de esta forma los usuarios pueden estar seguros de si compran un producto con todas las garantías, especialmente ahora que la implementación es una realidad ya que varios fabricantes (como por ejemplo Google o Huawei) han dado el salto. Eso sí, está por ver cómo se certifican los dispositivos que ya estén el el mercado -una actualización de firmware parece lo más viable-, pero lo cables que ya están a la venta o en propiedad de los usuarios no podrán dar “este paso”.

El caso es que como la implementación de USB tipo C es algo que es imparable, de esto no hay duda alguna, el movimiento realizado por la USB-IF ha tomado esta determinación que, por cierto, estos son los puntos esenciales que cubre al certificación generada:

  • Inclusión de protocolo automático de reconocimiento para cargadores, cables y suministradores de energía

  • Se incluye identificación de los canales de comunicación de datos y energía

  • Se da soporte a cifrado de 128 bits para encriptación, con soporte de los protocolos internacionales en formato y firma

  • El control de la comunicación y la identificación lo realiza el dispositivo hardware, no los cables o cargadores

OnePlus 2 USB Type-C nuevo conector

Esperemos que con esta llegada los problemas que se han tenido con accesorios USB tipo C desaparezcan. Lo seguro es que desde ahora los usuarios tiene una forma sencilla y adecuada de conocer si lo que compran es de calidad y no les generará fallos potenciales en sus dispositivos.

Fuente > USB-IF