¿Un gran móvil, o una cámara con WiFi?

Escrito por Emmanuel Jiménez

Con la llegada de los móviles con cámaras de altísimo nivel, uno viene a preguntarse si de verdad necesita comprar una cámara de fotos. En realidad depende mucho del tipo de usuario que seas, y de tu nivel de afición a la fotografía. Pero lo cierto es que hoy en día, con el gran auge de Instagram y compañía, uno debe analizar exactamente qué es lo mejor que comprar. ¿Por qué? ¿Qué hay que tener en cuenta?

Un móvil sin cámara buena, no vale

Comencemos hablando por los móviles. Que son los que hoy en día más utilizados. Hasta los fotógrafos profesionales podrían utilizar más su móvil que su cámara. Es por eso que algunos de ellos renuncian a llevar el móvil consigo en determinados momentos. Sea como sea, el móvil es un dispositivo que solemos llevar siempre con nosotros, y nos permite estar conectados en todo momento a Instagram, Twitter, o Facebook, así como a la gente que conocemos. Podemos disparar una foto y compartirla. Pero si nuestro móvil tiene una cámara mala, es más probable que nuestra foto no sea buena. Se dice que la cámara no es la que obtiene las buenas fotos, sino el fotógrafo. Pero sin una cámara buena, no podremos evitar que las fotos sean malas en casi todos los casos. Así, esto podría llevarnos a la conclusión de que si de verdad queremos algo que dispare buenas fotos tendremos que comprar un móvil con una buena cámara. Y eso, hoy por hoy, supone tener que superar los 500 euros para conseguir, por ejemplo, un Huawei P9. Una cifra que es muy alta, sobre todo si tenemos en cuenta el precio que tienen cámaras réflex de Nikon y Canon.

Huawei P9

Una cámara sin WiFi tampoco vale

Siguiendo con el razonamiento anterior, podríamos llegar a la conclusión de que es mejor comprar un móvil más económico e invertir en una cámara de fotos DSLR, como podría ser una de las más básicas réflex de Nikon o Canon. Una Nikon D3300, por ejemplo, es un pedazo de cámara que cuesta menos de 500 euros, con la que podremos disparar fotos de nivel profesional. ¿Su gran problema? No lleva WiFi integrado. Y otra cosa más. Si disparamos en RAW, querremos editar las fotos antes de subirlas, y eso nos llevará tiempo. No podremos compartir estas fotos con el móvil directamente para subirlas a Instagram, Facebook o Twitter, por lo que perdemos esa inmediatez que nos da el móvil. Seguimos necesitando un móvil avanzado, o…

Una cámara con WiFi

La tercera opción. La cámara con WiFi. Cada vez son más las cámaras que incluyen conectividad inalámbrica. Claro que, es más fácil encontrarlas en las gamas de precios de entre 600 y 800 euros. Por ese precio, lo bueno es que tendrás una gran cámara que utilizar durante 5, 6, o hasta 10 años. Los conocimientos de fotografía que obtengas seguirán siendo útiles dentro de 10 años a la hora de usar esa cámara para disparar, y podrás seguir obteniendo fotos buenas. Quizás es un gasto más razonable que el de un móvil de gama alta que querrás cambiar al cabo de un año. Desde mi punto de vista, aficionado a la fotografía, así es. Pero yo tan solo lo planteo como un aspecto a tener en cuenta.

Pero además, el mercado avanza, e incluye nuevas opciones. Las cámaras DSLR de gama básica se han renovado este año, como es el caso de la Canon 1300D, y como lo va a ser en el caso de la Nikon D3500, cuyo lanzamiento se producirá probablemente en el Photokina 2016. Dos cámaras con precios inferiores a los 300 euros, y cuyas novedades este año no tendrán que ver con el sensor, la ISO, ni demás parafernalia, sino con una característica que tiene un claro objetivo, competir contra los móviles. Hablamos de la conectividad. Estas cámaras llegan o llegarán con conectividad WiFi. Para que podamos conectarlas al móvil y compartir las fotos directamente a Instagram y Facebook. Algunas de ellas ya incluyen el compartir directamente en redes sociales si tienen conexión a Internet. Llegado el caso, habría que planteárselo. ¿Qué es mejor, un móvil que lo utilizaremos uno o dos años con una gran cámara, o una cámara con conectividad WiFi que podemos utilizar muchos más años?