Google reducirá las limitaciones de Android One, ¿es un acierto?

Escrito por Iván Martín (@ibarbero)

Las intenciones de Google con Android One eran realmente buenas e interesantes: ofrecer unos dispositivos hardware con su sistema operativo que fueran una opción de compra en mercados emergentes, como por ejemplo India, a precios interesantes y con un mínimo de calidad. Además, las actualizaciones del software estarían cercanas a las de los Nexus. Todo “pintaba” realmente bien.

Pero como de intenciones no vive el hombre, como decía aquel, las expectativas que tenía Sundar Pichai que utiliza esta gama de producto para abrir una convención de desarrolladores de Google, no parece que se estén cumpliendo. Y, por ello, parece ser que la compañía de  Mountain View va a tomar cartas en el asunto y dará un cambio bastante radical respecto a Android One.

Android One

Sin dejar de apostar por este hardware, algo que ya es positivo y que demuestra que no se quiere dejar morir a una línea de producto con posibilidades, unas declaraciones de Mike Hayes -responsable del desarrollo de Android- dejan bastante claro cuál es el camino que se pretende seguir con los dispositivos de los que hablamos: fin a las grandes limitaciones en el hardware, manteniendo el soporte del sistema operativo intacto.

Aprender de los errores

Pues esto es lo que ocurres si las declaraciones de Hayes toman cuerpo definitivamente (quizá, en el próximo Google I/O que está cerca de celebrarse, se cuando oficialmente se conozca el cambio de Android One). Sea como fuere, lo que es claro es que la compañía que desarrollo Android ha visto que el impacto de los dispositivos de esta línea de producto no ha sido el deseado en los diferentes mercado donde se ha puesto en juego. Y, una de las razones primordiales, es que hay fabricantes que ofertan modelos de una precio similar o inferior que ofrecen un hardware más potente que el de los Android One.

De esta forma, se pretende que las compañías que colaboran por ahora en esta gama de producto tengan libertad a la hora de elegir desde el procesador, pasando por la cantidad de RAM y, como no, el tamaño de la pantalla. Lo único que existirá es la limitación del sistema operativo y un mínimo en la potencia hardware para asegurar un buen funcionamiento. Y, en todo esto, Google sólo tendría responsabilidad en lo referente al sistema operativo.

Apertura de Android One

¿Es esto un acierto?

Pues lo cierto es que creo que esto es lo que debió ser Android One desde un principio, ya que dejando a una lado los Nexus (la propia marca de hardware de Google), la mejor forma de crear una submarca con la que tener una penetración en mercado emergentes es esta. Colaborar de forma cercana con ensambladores que utilicen el sistema operativo pero que sean capaces de tener flexibilidad en el hardware para ,así , optar por posicionarse en la gama del mercado deseada y, como no, competir por precio con fabricante como Xiaomi o Meizu, por poner un ejemplo.

Esto, además, permitirá a compañías que hasta la fecha no estaban presentes en la gama Android One plantearse su desembarco, y no hablo de empresas menores. Opciones como Samsung, LG o la propia Huawei ahora sí que pueden darse una oportunidad con esta plataforma, lo que supondría un empujón definitivo para ella.

Teléfonos de la gama Android One

Eso sí, no todo es de “color de rosa”. Si la libertad de hardware llega como ha dicho Hayes (que entiendo que sabe de lo que habla), habrá que ver si la cintura que tiene Google a la hora de desarrollar su sistema operativo par conseguir una compatibilidad mayor es la adecuada. Los precedentes no son precisamente esperanzadores, ya que la fragmentación de Android es uno de sus hándicaps. ¿Qué opináis?

Fuente > ET Telecom