Entendiendo Chromecast

Escrito por Emmanuel Jiménez

Mucho más barato que el Apple TV y que otras opciones, Chromecast se ha convertido en un dispositivo y un accesorio que ya tienen muchos usuarios en sus casas. Sin embargo, son muchos los que todavía no han acabado de comprender cómo funciona exactamente. Vamos a intentar aclararlo un poco, aunque no resulta nada simple.

El streaming

Vamos a empezar por lo más complejo, y a ir intentando desgranarlo poco a poco. El streaming. ¿Qué es eso del streaming de Chromecast? Por lo general, creemos que nosotros podemos enviar los contenidos que vemos en nuestro móvil a la televisión por medio de Chromecast, ¿no? Pues la realidad es que no es así. Por ejemplo, vamos a poner por ejemplo un vídeo de Youtube o una canción de Spotify. Supongamos que nosotros la compartimos por medio de Chromecast con nuestra televisión o con nuestro equipo de música. No estamos conectando con Chromecast, y enviando la canción por medio de la red WiFi al equipo, no. Esto es la reproducción en streaming. Chromecast se conecta a Internet, y tiene una conexión como la de nuestro móvil. Lo que hace es conectarse a Youtube, o a Spotify y entonces ejecutar el vídeo o la canción. De esta forma, nuestro móvil no interviene. La única función de nuestro móvil es la de dar la orden a Chromecast de lo que debe ejecutar. Pero nuestro móvil en ningún momento está enviando la imagen o el audio a la televisión o al equipo.

Chromecast 2

El nivel del móvil no es determinante

En base a lo anterior, habréis podido llegar ya a una conclusión. Y es que el nivel de móvil no es relevante. Pensad en que necesitarais un móvil capaz de ejecutar otros procesos simultáneamente a la vez que envía una señal de imagen o de sonido a otro dispositivo. Lo más probable es que hubiera problemas de conexión, que se cerraran apps, y que en cuanto se produjera algún problema, la conexión con Chromecast se perdiera completamente. Al final, sería imposible utilizar Chromecast. Solo sería posible utilizarlo con un móvil de altísimo nivel, y no con uno de gama básica o gama media. Pero es posible utilizarlo con un móvil de este tipo. ¿Por qué? Porque no necesitamos que el móvil sea de alto nivel. Chromecast está preparado para poder conectarse y ejecutar vídeos en alta resolución. Nuestro móvil solo da la orden.

¿Cómo entender Chromecast?

Ahora bien, aquí llega el gran problema con Chromecast, entenderlo. Para ello, hay que pensar que funciona de forma totalmente autónoma. Es decir, el dispositivo no está conectado permanente a nuestro móvil. No, no ocurre así. En realidad, nosotros solo enviamos unas pocas órdenes a Chromecast. Volvamos al caso inicial, el del vídeo de Youtube o la canción de Spotify. Supongamos que nosotros damos la orden a Chromecast de ejecutar un vídeo en Youtube. A partir de aquí, el dispositivo se conectará a Youtube, y podremos ver el vídeo en la televisión. A partir de aquí, Chromecast no hará nada diferente hasta que le demos otra orden. Es decir, si apagamos la pantalla de nuestro móvil, o incluso si apagamos nuestro móvil, seguiremos viendo el vídeo en Chromecast y en la televisión. ¿Por qué? Porque no le hemos dado ninguna otra orden a Chromecast.

Esto nos puede llevar a confusiones. Nosotros abandonamos la app de Youtube pensando que el vídeo parará, y no ocurre así. Y ya no sabemos bien cómo parar Chromecast. Hay que tener presente que el objetivo será siempre dar la orden de finalización de la transmisión antes de iniciar otro proceso. De esa forma, conseguiremos no llegar a una situación en la que Chromecast parece no hacernos caso, y resulta imposible comunicarse con él. Para entenderlo de alguna forma, es bueno pensar que debemos tanto dar la orden de inicio de la ejecución del vídeo y de la canción como la orden de desconexión.

En cualquier caso, si todo esto fallara, y no pudieras comunicarte con Chromecast, siempre puedes ir a la app de Chromecast, borrar el dispositivo, y resincronizarlo.