Así serán las actualizaciones de Android N

Escrito por Iván Martín (@ibarbero)

Las actualizaciones de un sistema operativo para dispositivos móviles se han convertido en claves por varias razones. Las más importantes suelen ser las correcciones de errores y parches de seguridad, pero la llegada de nuevas funcionalidades generalmente es lo que más le llama la atención a los usuarios. Pues bien, con Android N llegará una nueva forma de trabajar en este apartado en el desarrollo de la compañía de Mountain View. Te contamos cómo funcionará exactamente.

Concretamente estamos hablando de lo que se indicó en el evento par desarrolladores de Google que se celebró el mes pasado, y el nombre que se le ha dado a la nueva funcionalidad es Seamless, y con le se busca que los usuarios se tengan que preocupar mucho menos a la hora de recibir actualizaciones y que, además, estas sean mucho más sencilla de implementar por parte de los fabricantes, para de esta forma reducir los tiempos que se tardan en publicar por estos. El caso, es que es posible que con Android N se comience a, definitivamente, reducir la fragmentación en el trabajo de la compañía de Mountain View, que ahora mismo es realmente grande y, por ejemplo Marshmallow apenas supone el 9% del mercado, un dato casi escalofriante la verdad.

Logotipo de Google I/O 2016

Lo que se cambia

El caso es que co Seamless en Android N se copia una de las mejoras cosas que tiene los Chromebooks: estos e actualización en segundo plano, sin que apenas los usuarios lo noten y, además, lo pueden hacer en pequeños bloques, por lo que es posible añadir nuevas opciones sin tener que ser un firmware completo -tal y como se conoce ahora-. Además, esto evita que se tengan que realiza búsquedas manuales y, también, que sea el usuario el que acepte la instalación (siempre habrá posibilidad de que esta no se instalen de forma automática, pero no será recomendable). Es decir, todo mucho más inocuo y sencillo.

Seamless de Android N estructurado

Por cierto, un detalle realmente interesante es que con Android N los terminales tendrán dos imágenes en su interior, una en la que se incluye la descarga y, la otra, al que está funcional. Cuando se consigue una nueva versión esta se deja en segundo plano sin aviso y, al iniciar el dispositivo, se comprueba si esta es más actual que la que en ese momento se utiliza. Si es así, se procede a la instalación. Esto, se ha confirmado que será parte de los Nexus y está por ver si el resto de compañías lo implementan. Personalmente, creo que sería un acierto.

¿Puede ser un problema?

Evidentemente es mucho más cómodo y controlable para las compañías el uso de Seamless que llegará en Android N, no hay duda. Se ha demostrado en los Chromebooks que su funcionamiento es bueno y que los usuarios aceptan esta forma de trabajar sin problemas. Pero., en ocasiones pueden existir problemas.

Acer Chromebook 15

 

El primero es que si hay una actualización con un problema reconocido en un nuevo firmware y este no es detectado de forma temprana los afectados puedan ser muchos (aunque las solución muy rápida). Si Seamless de Android N llega con una opción de volver a una versión anterior de fom manual, sería perfecto. Además, y quizá más importante, es que es posible que alguno se plantee que si la forma de envío de los fabricantes es interceptada, se puedan tener problemas de seguridad. Con los ordenadores de Google antes mencionado esto no  ha pasado, por lo que esto es algo que no hay visos de que pueda ocurrir. ¿Qué opináis?