¿Android podría ser propietario en 2017?

Escrito por Emmanuel Jiménez

A lo largo de la historia, Android ha sido un sistema operativo libre, y eso ha sido algo que lo ha diferenciado de iOS. El que cualquiera pudiera utilizar Android, crear su versión personalizada, y lanzarla o instalarla en un smartphone. Sin embargo, Google podría estar pensando en algo así como un Android propietario para el año 2017.

Android propietario, ¿es posible?

Claro que, en primer lugar habría que hablar de si es posible de verdad que exista un Android propietario. Al fin y al cabo, si Android es Open-Source, no puede dejar de serlo, ¿no? ¿Cómo iba Google a convertir Android en propietario? Eso es imposible. Sí, lo es. Android siempre será Open-Source. Pero el caso es que la idea de Google no sería convertir Android en propietario, sino convertir solo parte de lo que es su sistema operativo, que es la máquina virtual ART. Como sabéis, Google lanzó ART, que venía a sustituir a Dalvik, y que hoy en día es la máquina virtual de Android en las últimas versiones, y la que utilizan casi todas las apps que se hayan actualizado recientemente. Si ART pasa a ser una máquina virtual propietaria, Android podría seguir siendo Open-Source con Dalvik, pero esto obligaría a los desarrolladores a tener que realizar dos versiones de sus apps diferentes, unas para ejecutarse con ART y otras para ejecutarse con Dalvik. Mientras que ART resulta ser la nueva máquina virtual, Dalvik resulta ser la antigua, lo que significa que los usuarios que tengan que elegir, probablemente se decidirán por ART como la máquina virtual por la que apostar.

Es decir, cualquiera podría seguir utilizando Android, en su versión Open-Source, pero utilizando Dalvik como máquina virtual. Solo las versiones antiguas de las apps podrían ejecutarse, y no las nuevas, y esto no sería interesante para nadie. Al final, Google conseguiría que con un solo elemento propietario, todo el sistema operativo se convirtiera en propietario, y de esta forma, pasarían a ser ellos los que dominarían Android.

Android Logo

¿Google no dominaba ya Android?

Claro que, alguien podría preguntarse si Google no dominaba ya Android. No exactamente, todavía había proyectos basados en Android, como lo es la interfaz de los Fire de Amazon, o cómo puede ser Cyanogen, o como pueden ser muchas otras plataformas basadas en Android. La clave estaría en que ahora Android, o al menos ART, pasaría a ser una máquina virtual propietaria de Google, y con eso, todos los que quisieran utilizarla, tendrían que pasar antes por Google para poder utilizarla. Eso no ocurría con Android hasta ahora. Hasta el momento, alguien podía basarse en Android y lanzar una versión que rivalice con esta sin utilizar las apps de Google y competir con estas. Es algo así como lo que intentaba el equipo de Cyanogen. Es algo parecido a lo que intenta Amazon, aunque no igual. Tanto Amazon como Xiaomi, por ejemplo, se basan en Android para crear una versión de este sistema operativo. Mientras que Cyanogen sí ha tenido el claro objetivo de dejar a Google de lado, no ha sido tanto así en el caso de Amazon, y menos de Xiaomi. No obstante, Google podría llegar y querer cobrar dinero por ART, por cada dispositivo que se venda con Android instalado, o con ART instalado, en este caso. Podría querer también que todos los que quieran utilizar dicha versión de Android tengan que instalar el conjunto de aplicaciones de Google, algo que hasta ahora no ocurría ni con Amazon ni con Xiaomi. En el caso de estos últimos, sí se instala la tienda Google Play Store, pero no llega ni con Gmail ni con las demás apps de Google.

¿Esto es positivo o negativo para los usuarios?

Si bien esto a veces puede reportar beneficios para los usuarios porque aporta más posibilidades a Google, en este caso parece tratarse más de una acción cuyo objetivo sería el de evitar que otras compañías pudieran atacar a Google, y eso nunca es bueno para los usuarios. Cuanta más competencia se genere en el mercado, mejor es para los usuarios, porque más novedades llegan y más productos de calidad. Por último, habría que ver si no pondrían problemas desde la Comisión Europea a que Google convirtiera una parte de Android en propietaria después de que el sistema operativo haya tenido siempre un claro objetivo Open-Source.