Descubre cómo es y se utiliza la cámara Samsung Gear 360

Escrito por
Samsung

Hemos probado la nueva cámara Samsung Gear 360, un dispositivo que llega para completar los accesorios que la compañía coreana tiene orientados a la realidad virtual ya que se combinan a la perfección sus gafas y, también, con los teléfonos más potentes de la gama Galaxy (los S6 y S7, por poner un ejemplo). El caso es que las sensaciones son bastante buenas.

Capa de grabar imágenes a 360 grados, gracias a sus dos sensores de 15 megapíxeles (con apertura F:2.0 ambos) es capaz de grabar a una resolución de 3840 x 1920 a 30 frames por segundo. Adicionalmente dispone de dos micrófonos que ofrece una calidad bastante aceptable y se conecta a los teléfonos mediante el uso de Bluetooth -con NFC, por cierto-.

Cámara Samsung Gear 360

La Samsung Gear 360 se puede utilizar de forma combinada con los teléfonos de gama alta de la compañía o, en su defecto, de forma independiente. Para esto, se debe utilizar una tarjeta microSD para almacenar las grabaciones y, para editar los vídeos, se incluye un código para el uso de un software -esto es totalmente gratuito-.

En lo que se refiere al diseño, hay que decir que la forma circular hace que sea un accesorios llamativo que ofrece botones de buenas dimensiones y completamente identificados (destaca el superior, grande para comenzar con las grabaciones o hacer fotos de forma sencilla). Un detalle interesante es que se incluye un pequeño y útil trípode que se puede retirar mediante rosca -y, de esta forma, utilizar cualquier otro ya que es estándar-. Lo que menos nos ha convencido es el peso, algo elevado para mi gusto.  Aquí dejamos un vídeo muy aclaratorio:

Uso de la aplicación

El emparejamiento de la Samsung Gear 360 es realmente sencillo,ya sea con el uso de NFC o utilizando la aplicación que se descarga en Galaxy Apps. Esta incluye un asistente que al tener encendida la cámara la detecta de forma rápida y no hay complicación alguna en el proceso. Por cierto, que la cantidad de opciones que se incluye en la configuración es excelente, ya que incluso se puede activar que se reduzca el sonido del viento. Por cierto, el punto de corte entre los dos sensores estás bastante bien trabajado, al menos en una primera impresión.

La interfaz de uso es muy similar a la que se puede ver en los teléfonos de la compañía, lo que demuestra que se busca una sinergia entre todos sus productos (quizá exceptuando algunos Tizen). El caso, es que todo es sencillo e intuitivo… y con posibilidades a mencionar: corrección del balance de blancos o de la velocidad con la que se trabaja. Muy bueno el acabado de la interfaz de la Samsung Gear 360.

Un modelo interesante este Samsung Gear 360, que demuestra que la búsqueda de tener un ecosistema completo con la realidad virtual o las imágenes en 360 grados es serio y que va por buen camino. Además, todas las creaciones que se hacen con la Samsung Gear 360 se pueden compartir. ¿Os llama la atención este dispositivo?