Cinco motivos para no instalar una ROM alternativa en tu Android

Escrito por
ROMS

La instalación de ROMs se convirtió en un tiempo en algo muy común en el mundo de los smartphones. Sin embargo, lo cierto es que ahora ya no es algo tan popular. Al menos no como lo fue en el pasado, y es que hay algunos motivos para no instalar una ROM alternativa en tu móvil Android.

1.- Dificultad para actualizar

Resulta curioso que uno de los motivos principales para algunos usuarios a la hora de elegir un smartphone sea el poder actualizar el móvil a una versión posterior. Y es que lo cierto es que el poder actualizar un smartphone a una nueva versión del sistema operativo hace que muchos usuarios piensen que tienen un móvil algo más nuevo, o algo más renovado, por lo que es darle una segunda vida al smartphone. Si instalamos una ROM alternativa, obviamente podremos instalar nuevas versiones de dicha ROM, pero también es cierto que ya no podremos instalar la actualización oficial cuando la lance el fabricante. Tendremos que ya que entrar en una dinámica de instalaciones y desinstalaciones de ROMs y rooteos, y tendremos que acostumbrarnos a ese proceso, e incluso a que en algunas de esas ocasiones se produzca un brickeo en nuestro smartphone. Dificultades que algunos usuarios quizás preferirían evitar, y desde luego, un motivo para no instalar una ROM alternativa.

Logotipo de Android N

2.- Pérdida de personalización

Antes la instalación de ROMs alternativas era la mejor opción que teníamos para personalizar un smartphone. Hoy en día ya es así. Muchos móviles incluso la personalización de nuestro móvil por medio de temas. Casi todas las marcas ya incluyen este tipo de personalizaciones. Obviamente, si vamos a personalizar nuestro teléfono inteligente con una ROM en concreto, entonces sí que hablamos de una personalización que va más allá de la que podemos realizar de base al smartphone, pero en cualquier caso, al instalar otra ROM ya no podremos utilizar estas plataformas de personalización que ahora están llegando en móviles de tantas marcas, como es el caso de Samsung, LG, Sony, Huawei o Xiaomi, entre otras.

3.- Pérdida de garantía

Algo que no gustará para nada a los usuarios será la pérdida de garantía. Y es que en casi todos los casos, cuando rooteamos el móvil, que suele ser necesario para instalar otra ROM, o cuando cambiamos la ROM, estamos perdiendo la garantía del smartphone. En realidad, no es justo. No es justo que por instalar otra ROM perdamos la garantía en caso de que la cámara falle o se estropee un altavoz, porque el cambio de ROM no ha sido el culpable. Antes había muchas más razones para instalar una ROM, hoy en día ya no es tan necesario y perder la garantía no va a hacer ninguna gracia a los usuarios. Sobre todo, esto hace que los usuarios se nieguen a instalar una ROM alternativa en un móvil que es casi nuevo.

4.- No a la carga rápida

Tal y como explican nuestros compañeros de MovilZona, si instalas una ROM alternativa en tu OnePlus 3, perderás la posibilidad de realizar una carga rápida a tu teléfono inteligente. Eso es un problema para los usuarios porque es una de las características más destacables del smartphone. Así, si quieres cargar rápidamente tu móvil no podrás instalar una ROM alterativa, sino que tendrás que dejar la ROM que viene instalada en el propio teléfono inteligente.

Android Portada

5.- Más opciones únicas

Además, cada vez son más las opciones únicas que llegan a cada smartphone y que son integradas por el propio fabricante. Desde el modo SATINA de Sony, que ahora ya es pasado, hasta otros modos, como pueden ser las plataformas Samsung Pay de Samsung, por ejemplo. Todo esto lo perdemos. Y cada vez son más estas características únicas que los fabricantes están incluyendo en cada uno de los teléfonos inteligentes que lanzan. Eso significa que si queremos de verdad utilizarlas y sacar el máximo partido a dicho teléfono inteligente, y más a estas opciones que suelen ser las que se promocionan de verdad, no podremos instalar una ROM alternativa. Y hay muchos casos de ello, como podría ser la segunda cámara del LG G5, o la modularidad del Moto Z. Todo esto complica mucho el trabajo a los que cocinan las Custom ROM, y nos podría llevar a decidir finalmente no instalar una de estas. Y más ahora que las ROMs originales son cada vez de una calidad superior.