Minitruco para combatir la saturación en la red móvil

Escrito por Emmanuel Jiménez

En ocasiones, quizás no muy comunes, podría darse la circunstancia de que tengamos el smartphone recibiendo cobertura, que en teoría tengamos buena conexión, pero que sea imposible conectarse para ninguna función. Simplemente las funciones que requieren de conexión a Internet de nuestro móvil no reaccionan. ¿Qué podemos hacer en tal caso? Aquí tienes un minitruco con el que conseguirás salir adelante.

Saturación en la red

Uno de los grandes problemas cuando tenemos cobertura y en teoría tenemos conexión es que si bien podemos conectar con la antena que nos da cobertura, esta está saturada, por lo que no conseguiremos enviar ni recibir datos, y a efectos prácticos, será casi como no tener conexión a Internet, tener una conexión muy lenta, o tener una conexión intermitente, que es lo que suele ocurrir. No hay mucho que hacer si ese es el caso, porque no es nuestro problema. Tendremos que contactar con nuestra operadora para ponerles al corriente de lo que ocurre, que localicen si es un problema puntual, o si no lo es, que mejoren su servicio en esa zona, si de verdad quieren. Si no, tendremos que aprender a vivir con ello. Esto es más propio de las zonas de vacaciones, con mucha menos población en invierno, y más población en verano. Antenas poco utilizadas en invierno, y saturadas en verano. Una gran instalación no tiene lógica para la operadora, porque se infrautiliza, pero a la vez, esto resulta en que en verano no se pueda utilizar la red de forma normal.

Android Logo

¿Podemos hacer algo?

Hemos dicho que no podemos hacer nada, pero lo cierto es que hay un pequeño truco con el que sí que conseguiremos hacer algo y que sí que nos ayudará a solucionar la situación parcialmente. Por lo general nuestro smartphone está permanentemente conectado a Internet, y estamos acostumbrados a que esto sea así, por lo que en cuanto hay un problema de conexión, ya no sabemos qué hacer. Sin embargo, lo cierto es que hay algunas cosas que sí están a nuestro alcance. Por ejemplo, podemos desactivar la sincronización de nuestro teléfono inteligente para conseguir que el smartphone funcione mejor. ¿Cómo es posible que la sincronización de nuestro teléfono inteligente pueda afectar a la conexión cuando se trata de un problema de saturación en la red?

La clave está en que la saturación en la red hachare que la conexión sea intermitente, o que no sea buena en muchos casos. Cuando tenemos el móvil con la sincronización activada, este está constantemente intentando actualizar los datos de las apps. Nunca lo consigue, y por lo general tenemos una gran cantidad de tareas por realizar. Cuando recibe conexión, intenta realizar todas estas tareas. Una a una. Cuando creemos que tenemos conexión, intentamos ejecutar una app com WhatsApp, y a nuestro móvil “le dará igual”. No podremos hacer nada, porque estará intentando descargar todos esos datos que tenemos en segundo plano. Si desactivamos la sincronización, la escasa conexión que tengamos en momentos puntuales podremos utilizarla para lo que nosotros queramos, bien sea recibir mensajes de WhatsApp, o correos electrónicos. Solo tendremos que entrar en dicha app y dejar que se sincronice.

Es un pequeño truco para sobrevivir. Claro está, no será lo ideal en ningún caso, pero al menos podremos utilizar nuestra conexión en algunos momentos.