El Samsung Galaxy J Max ya es oficial con su gigante pantalla de 7 pulgadas

Escrito por Emmanuel Jiménez

¿Es un smartphone? Casi resulta imposible decir que sea de verdad un teléfono inteligente, porque el nuevo Samsung Galaxy J Max cuenta con una pantalla gigante de nada más y nada menos que 7 pulgadas. Es un tamaño propio de un tablet, en realidad, pero en cualquier caso, se trata del nuevo móvil de Samsung que llega al mercado con características técnicas básicas y una pantalla gigante.

Un móvil de nivel básico

Como podéis ver en la ficha técnica del Samsung Galaxy J Max un poco más abajo, se trata de un teléfono inteligente de nivel básico. De hecho, cuenta con un procesador de cuatro núcleos que ni siquiera Samsung ha espaciado su marca, capaz de alcanzar una frecuencia de reloj de 1,5 GHz, y con una memoria RAM de 1,5 GB. Su memoria interna es de 16 GB, aunque se puede ampliar hasta los 200 GB por medio de una tarjeta microSD.

Su pantalla es lo más destacable, siendo de 7 pulgadas, aunque con tecnología TFT, y no Super AMOLED como en el caso del Samsung Galaxy J2 (2016), también presentado hoy. No obstante, sí que cuenta con una resolución HD de 1.280 x 800 píxeles. Como es lógico, con una pantalla así también tiene que contar con una batería de gran capacidad, para dar autonomía suficiente a este teléfono inteligente. Concretamente, será una batería de 4.000 mAh. Sus cámaras son de nivel básico.

Samsung Galaxy J Max

Ficha técnica del Samsung Galaxy J Max

  • Pantalla de 7 pulgadas HD (1.280 x 800 píxeles)
  • Procesador Quad-Core 1,5 GHz
  • Memoria RAM de 1,5 GB
  • Memoria interna de 16 GB (ampliable por micro SD hasta 200 GB)
  • Cámara de fotos trasera de 8 MP
  • Cámara de fotos frontal de 2 MP
  • Batería de 4000 mAh

Lanzamiento y precio

El Samsung Galaxy J Max se ha anunciado en la India, y todavía no sabemos cuándo podría llegar a España oficialmente. En cualquier caso, el precio al cambio actual es de unos 180 euros, por lo que será un smartphone muy económico cuando llegue a Occidente. Un móvil básico, sí es cierto, pero con la marca Samsung, y un precio económico, además de un gran pantalla de 7 pulgadas que casi lo convierte en un tablet de formato reducido.