Dos años después, WhatsApp sigue siendo eso… WhatsApp

Escrito por

Hace ya dos años que Facebook compró WhatsApp. Entonces todo parecía que iba a cambiar. Publicidad, formas de obtener rentabilidad de la aplicación… Nada de nada. Hoy por hoy, WhatsApp sigue siendo WhatsApp. Y parece que no solo desde nuestro punto de vista, sino también desde el propio funcionamiento interno de la compañía.

Más trabajadores, misma filosofía

Sí, es cierto que ahora hay más trabajadores en WhatsApp, pero la filosofía de la compañía sigue siendo la misma. Siguen trabajando en el mismo centro en el que trabajan desde hace años. No se han mudado a las instalaciones de Facebook. Eso significa que funcionan de forma diferente. Mientras que en Facebook tienen que competir con Google por parecer más “cool” y eso implica tener que tener, por ejemplo, cafeterías con comidas de todas partes del mundo y máquinas expendedoras con teclados y auriculares gratis, en WhatsApp se sigue trabajando como el primer día. Y sí, ahora ya no hay 40 empleados, sino más de 160 empleados. Tampoco muchos, todo hay que decirlo, para la app de mensajería más utilizada del mundo. Empleados que, por cierto, tienen que pensar cada día en cómo conseguir no pagar por su comida.

WhatsApp Logo Portada

Y es que en WhatsApp existe una norma, si comen juntos 6 empleados, la compañía les paga la comida. El objetivo es claro, que los equipos de diferentes divisiones se tengan que juntar para seguir trabajando mientras comen. Quizás esa cantidad de empleados es la que ha llevado a que lleven la cantidad de usuarios que puede haber en un grupo hasta los 250. Para así poder tener grupos en los que organizarse para comer sin tener que pagar.

Sin publicidad, aunque con cuentas nuevas que lleguen a muchos usuarios

El objetivo de WhatsApp sigue siendo el mismo, aunque parezca mentira, que no haya publicidad en la aplicación. Sin embargo, parece que sí llegará una novedad a la app, y es la posibilidad de que existan cuentas que puedan comunicarse con muchos usuarios. Algo así como las difusiones, pero de una forma más organizada, y de una forma más “oficial”. Por ejemplo, para la comunicación entre los ayuntamientos y los ciudadanos, o las empresas y sus trabajadores, o la compañía telefónica y sus clientes. Habrá que ver si aquí sí que existe el objetivo de que estas cuentas sean de pago o no. Lo veremos.

Otra de las novedades, aunque esta llegará el año que viene, serán las videollamadas. Lo cierto es que no sorprende después de que hayan llegado ya las llamadas de voz. Seguirán enviándose mensajes como hasta ahora, pero al menos tendremos la opción de usar la app para realizar una videollamada, algo que será positivo. Otra opción más para la aplicación, aunque tal y como ocurriera con la función de llamadas de voz, probablemente no será una revolución en WhatsApp, una app que siempre ha ido avanzando poco a poco, y que ya se ha convertido, sin rival ninguno, en la app de mensajería más utilizada del mundo.