Google hace sangría y es el culpable de que muchos móviles no actualicen a Android 7.0 Nougat

Escrito por Emmanuel Jiménez

Muchos móviles no van a actualizar a Android 7.0 Nougat. Bueno, eso ya lo sabíamos, ¿no? Ocurre con cada versión. Pero no, no solo es que exista una gran cantidad normal de smartphones que no vaya a actualizar a la nueva versión, es que además de eso, Google ha hecho una sangría que impedirá a muchos móviles actualizar. Resulta curioso que la culpable sea Google.

La culpable es Google

Más adelante iremos explicando por qué Google es la verdadera culpable de que muchos móviles, entre ellos algunos de gama alta que perfectamente pueden ejecutar Android 7.0 Nougat, no vayan a poder actualizar. Por lo general, son los fabricantes los culpables, porque no quieren dedicar tiempo y recursos a actualizar smartphones por los que ya no van a recibir beneficios. Ya los han vendido, y prefieren vender nuevos móviles a actualizar los anteriores. Sin embargo, no es esto lo que ocurre en esta ocasión. Más bien, es que Google se ha pasado con las exigencias que está poniendo para que los móviles puedan actualizar a la nueva versión del sistema operativo. Pero, ¿cómo es posible que Google sea la que establezca las exigencias para la actualización si Android es un sistema operativo libre? Pues muy sencillo.

Android 7.0 Nougat

Google Apps

Y es que sí, un fabricante puede lanzar Android 7.0 Nougat oficialmente para cualquier smartphone. Pero normalmente los fabricantes no solo quieren Android 7.0 Nougat, quieren también las Google Apps, y el acceso a Google Play Store, la tienda de aplicaciones. Para que Google les ceda estas aplicaciones, tienen que cumplir una serie de requisitos, y aquí es donde se encuentran con problemas los fabricantes, porque estos requisitos impuestos para estas versiones, son demasiado difíciles de cumplir. Pero, ¿cómo es posible que de verdad sean tan difíciles de cumplir?

Google ya no quiere móviles que no cumplan las expectativas

Es simple, Google tiene una serie de servicios que quiere que formen parte de Android 7.0 Nougat, y que estén presentes en todos los móviles que actualicen oficialmente a esta nueva versión. Si no van a poder ejecutar determinadas plataformas o servicios, mejor que no actualicen. Eso es lo que piensa Google. Pero claro, así en realidad lo que está consiguiendo es que muchos móviles pierdan muchas funciones con las que sí podrían contar. ¿Qué es lo que exige Google?

Por un lado, los móviles deben contar con componentes que reciban soporte de Android AOSP. No es el caso de los procesador Qualcomm Snapdragon 800 y Qualcomm Snapdragon 801. Eso significa que móviles como el Sony Xperia Z3, el ZUK Z1, el OnePlus X o el Xiaomi Mi Note, entre otros, no actualizarán a la nueva versión, al menos no oficialmente. Por culpa de Google.

Otra de las exigencias de Google es que los smartphones sean capaces de soportar las API gráficas OpenGL ES 3.1 o Vulkan. El objetivo es que los desarrolladores puedan centrarse ya en estas APIs de nueva generación y olvidarse de las anteriores para ofrecernos mejores juegos y así competir con Apple y su iPhone. Si tu móvil no puede soportar estas API, para Google está muerto, literalmente. Las tarjetas gráficas Adreno 300 y Mali-400, se quedan sin poder soportar estas API. Eso deja fuera a 432 modelos de móviles que se han lanzado entre este año y el año pasado que no pueden actualizar a Android 7.0 Nougat.

Android 7.0 Nougat, una versión mirando al futuro

El gran problema de lo anterior, es que muchas de las funciones de Android 7.0 Nougat, como la multiventana con las aplicaciones, o todas las novedades que llegaban en aspectos gráficos o de interfaz, ya no las veremos en los móviles Android de esta generación, sino en los que vayan llegando a partir de ahora. Desde mi punto de vista, esto no es tan malo. Yo soy de los que opina que un móvil debería quedarse con el software que tenía cuando se lanzó. Las actualizaciones suelen traer problemas de ralentizaciones y demás. Pero entiendo que muchos usuarios pueden quedar molestos por la falta de actualizaciones, y que en este caso no sea una cuestión de los fabricantes, sino de exigencias de Google, me parece algo peor. Y más cuando esas exigencias no tienen mucho sentido. Sí, es cierto que algunos móviles no podrán ejecutar las API de Vulkan, pero es que en muchos casos los usuarios no querían usar esas novedades, sino muchas de las otras que llegaban con Android 7.0 Nougat. En fin, es Google la que ha decidido esta vez. Adiós a una generación de móviles, para dar la bienvenida a una nueva generación. A efectos prácticos, no será muy diferente de lo que hubiera sido en cualquiera de los casos, la verdad, pero aun así resulta curioso que sea Google la culpable de la no-actualización de los móviles.