Haz fotos como un profesional con tu móvil (I): Velocidad de obturación

Escrito por Emmanuel Jiménez

Los profesionales dicen que es posible obtener fotos de alto nivel con un smartphone, siempre y cuando uno sepa cómo conseguirlo. Por eso vamos a comenzar con esta pequeña serie de tres artículos en la que vamos a explicar los tres elementos imprescindibles en lo que denominamos exposición en la fotografía, y que determinan casi todo en lo que respecta a conseguir una buena foto. Vamos a comenzar hablando de la Velocidad de obturación.

1.- Controles manuales

Lo primero e imprescindible es que nuestro smartphone nos dé acceso a estos ajustes, los tres principales, los de Velocidad de obturación, ISO, y Apertura de diafragma. Si es así, es muy posible que la aplicación que incluya de serie el smartphone ya nos permita modificar estos ajustes. Para ello, eso sí, es muy probable que tengamos que activar el modo manual de la cámara.

2.- ¿Qué es la velocidad de obturación?

A la hora de hacer una fotografía, existe un obturador que se abre, deja pasar la luz hasta el sensor, y se cierra. Existe una velocidad de obturación que determina el tiempo que el obturador va a estar abierto, y por tanto, cuanto tiempo el sensor va a estar captando la luz, o va a estar captando la imagen que tenemos delante. Obviamente, con un tiempo de obturación superior, nos encontramos también con una fotografía más clara, o con más luz.

3.- ¿Cómo se mide la velocidad de obturación?

No obstante, para que sepas exactamente identificar qué velocidad de obturación vas a utilizar, tienes que saber cómo suele expresarse este ajuste. Por lo general, es una fracción de segundo. A veces puede ser un segundo, o incluso más, pero lo veremos como una fracción de segundo. Eso hace que siempre veamos algo de este tipo: “1/125”, “1/250”, que no es otra cosa que “un segundo, dividido entre 250”. Cuanto mayor es el segundo número, menor es el tiempo de obturación.

Camara

4.- ¿Cómo utilizar la velocidad de obturación en tus fotos?

Eso sí, ahora viene lo importante, y es saber para que nos vale esto de la velocidad de obturación y sus diferentes valores.

Velocidad de obturación lenta, o muy larga: Supongamos que vamos a establecer un nivel de velocidad de obturación muy largo, como podría ser “1/20”. Esto significa que el obturador estará abierto mucho tiempo. Captará mucha luz. Esto es perfecto en situaciones de baja luminosidad, o de noche, cuando el móvil ya no capta la suficiente luz. Pero también hay un problema con esto. Si algo se mueve delante, o nosotros movemos el móvil, se captará el movimiento, y aparecerá una foto “trepidada”, o movida. Eso significa que con velocidades muy lentas, necesitaremos un trípode. ¿A qué velocidad podemos disparar sin necesitar un trípode? Experimenta con tu móvil para saberlo.

Perro Pelota

Velocidad de obturación rápida, o muy corta: Pero también puede ser útil utilizar una velocidad de obturación muy rápida, o muy corta. Por ejemplo, “1/1000”. ¿Para qué podríamos querer utilizar este tipo de velocidad de obturación? Ya hemos dicho que el problema de lo anterior es que los elementos de la foto salgan movidos. Si lo que queremos es congelar elementos en la foto que estén en movimiento, como podría ser una mascota, o como podrían ser niños pequeños corriendo, necesitamos disparar muy rápido. De nuevo, experimentar con tu cámara para saber qué niveles son los apropiados será lo mejor.

¿Para qué sirve todo esto?

La exposición en una fotografía lo es todo. Se puede decir que es lo que determina el nivel de luz con el que captamos la foto. Y en la exposición influyen la velocidad de obturación, la ISO y la apertura de diafragma. Ya hemos hablado del primer elemento, y a lo largo de esta semana hablaremos de los otros dos. Son elementos que en fotografía son muy conocidos. Cualquier cámara fotográfica nos da opción de usar estos diferentes ajustes, pero no ocurría así con los móviles hasta épocas recientes. Ahora que tenemos estas opciones, es bueno conocer qué es cada uno de esos elementos, y cómo utilizarlos, así como ver cómo afectan a nuestras fotografías en cada caso.