La dificultad entre elegir un móvil con gran batería o un móvil con una buena carga rápida

Escrito por Emmanuel Jiménez

La batería y en general la autonomía del smartphone siempre ha sido uno de esos elementos clave en cualquier teléfono inteligente, por ser siempre una carencia con la que nos encontrado los usuarios. Se han intentado diferentes soluciones para este problema. Baterías de alta capacidad, y baterías de carga rápida, pero lo cierto es que elegir entre una u otra opción no es algo sencillo.

Gran batería vs Batería de carga rápida

Una buena opción es optar por un móvil que cuente con una gran batería, que nos ofrezca una autonomía superior a la de un móvil convencional. Un ejemplo de esto es el Xiaomi Redmi 3 Pro, por ejemplo. El smartphone cuenta con una batería de nada menos que 4.000 mAh, y a pesar de eso, su pantalla es de 5 pulgadas. Una pantalla pequeña, con una gran batería, se traduce en una autonomía inmensa. Pero claro está, también tiene alguna consecuencia negativa. Aunque incluye una supuesta carga rápida, al tratarse de una batería de gran capacidad, tarda más tiempo en cargar que una batería con una capacidad inferior. Esto significa que sí, aguantará más tiempo hasta que se agote, pero luego tendremos que pasar más tiempo cargando la batería.

USB Type-C

Por contra, tenemos la carga rápida, que además asociada a una batería de no demasiada capacidad, será todavía más perceptible. Si habéis probado el Moto G4 Plus con su cargador TurboBoost, y cómo se activa este modo al usar dicho cargador, habréis visto que la velocidad de carga de batería es impresionante. Puede que la autonomía del móvil sea notablemente inferior a la del Xiaomi Redmi 3 Pro. Pero teniendo el cargador con nosotros, y pudiendo conectarlo algo de tiempo a una red eléctrica, habremos recargado la batería para poder seguir utilizándolo sin problemas.

El gran inconveniente en todo esto es que no existe una combinación perfecta de todo. No existe un móvil que tenga una batería de gran capacidad y que cargue muy rápidamente, y que sea ligero… todo no puede ser, por lo que en muchas ocasiones hay que elegir. He probado los dos tipos de smartphones, y en lo personal, se me hace difícil elegir uno u otro. Quizás son para tipos distintos de usuarios. El primero para los que no pueden prescindir de su móvil pero no van a poder tener acceso a una red eléctrica en mucho tiempo, y el segundo para los que sí vayan a poder cargarlo, por ejemplo, en el trabajo, o en su centro de estudios.