Haz fotos con tu móvil como un profesional (III): Apertura de diafragma

Escrito por
Tutoriales
0

Si en los dos primeros artículos de esta serie hablamos sobre cómo podíamos mejorar en nuestra fotografía y conseguir hacer fotos como un profesional dominando lo que tenía que ver con la velocidad de obturación y con la sensibilidad ISO, ahora hablaremos de la apertura, algo que tendremos que conocer a la perfección para saber cómo afecta a nuestras fotos y cómo utilizarla.

Capturando fotos con ajustes manuales

Lo primero que debes saber para empezar a trabajar con la apertura de diafragma es que es un ajuste al que no tenemos acceso en todos los móviles. Y solo en algunos casos podremos modificar la apertura de diafragma si se nos da la posibilidad de acceder a ajustes manuales. En algunos móviles puede que tengamos acceso a realizar estas modificaciones, pero solo con una aplicación de cámara diferente a la original. Sea como sea, debes ser consciente de que este ajuste podría no estar disponible en tu móvil.

Apertura

La apertura es el nombre de uno de los tres elementos principales con los que podremos gestionar la exposición a la luz del sensor de nuestra cámara. Ya dijimos que la luz es la clave de cualquier fotografía, por lo que este es un elemento más a tener en cuenta, dentro de esos tres, a la hora de capturar una foto. En este caso, la apertura, tal y como su nombre indica, es relevante porque se encarga de determinar cuánta luz llega hasta el sensor. Una mayor apertura implica más luz que llega al sensor, mientras que una apertura inferior indica menos luz que llega al sensor.

Samsung Galaxy S7 vs LG G5

¿Cómo reconocer la apertura en nuestra cámara?

Ahora bien, si no estás relacionado con estos términos, menos lo estarás todavía con los indicadores que se utilizan para la apertura. Concretamente, verás la apertura expresada como f/1.8, f/2,2, f/8… Esto podría no resultarte familia, pero así es como se expresa la apertura de diafragma de cada cámara. Hasta aquí todo bien, el problema es que estas cifras no son intuitivas de un primer vistazo. Uno podría pensar que f/8 es una apertura superior a f/1.8, pero es todo lo contrario. Ten en cuenta que f/1 se considera la apertura total, por lo que cuanto mayor es el número, inferior es la apertura de diafragma. Eso significa que con f/1 el sensor estaría captando toda la luz. Los móviles no cuentan con f/1. De hecho, no es común ni en las cámaras de alto nivel con los objetivos normales. Sin embargo, sí podríamos llegar a ver un f/2.8, o incluso un f/2.2 en algún smartphone. Estas serán las máximas aperturas, las que más luz captarán, mientras que f/8 será una apertura inferior, y captará menos luz.

¿Cómo elegir la apertura?

Para elegir la apertura adecuada para tu cámara, debes tener en cuenta algunas cosas. Lo principal es saber cómo afecta la apertura a las fotografías que captures. Ya hemos dicho que una apertura más grande hace que la cámara capte más luz. Y así es. Sin embargo, una apertura más grande también reduce la profundidad de campo. Esto hace que elijamos un punto de enfoque, y los elementos alejados de este aparezcan más desenfocados. Si vamos a fotografiar un paisaje, queremos que todo aparezca enfocado. Por ello, necesitamos una apertura de diafragma pequeña, como un f/8, por ejemplo. Sin embargo, si vamos a fotografiar a una persona, un retrato, lo que queremos es que el fondo aparezca desenfocado para que el sujeto principal sea el protagonista. Para ello tendremos que elegir una apertura grande, como f/2.2.

Combina esto con los otros elementos

No obstante, la clave está en seleccionar la apertura en función de los otros dos elementos, la sensibilidad ISO y la velocidad de obturación. Si necesitamos una gran velocidad de obturación para captar los movimientos, entonces será la apertura de diafragma lo que sacrificaremos para conseguir el nivel de luz que queremos.