Xiaomi Meri, el primer gama media con procesador propio

Escrito por Emmanuel Jiménez

El Xiaomi Meri sería el nuevo teléfono inteligente de la compañía que aterrizaría muy pronto y que destacaría por ser un smartphone de gama media que además contaría con un procesador propio, diseñado por Xiaomi. Podría ser el Xiaomi Mi 5C cuando llegue oficialmente al mercado, pero con un procesador propio, podría ser una gran amenaza para Qualcomm y MediaTek.

Xiaomi Meri

El Xiaomi Meri no tardará mucho en ser presentado oficialmente al ritmo al que la compañía está lanzado sus teléfonos inteligentes últimamente. Aspira a ser un móvil de gama media-alta, que estaría al nivel de los grandes móviles de finales del año pasado. Sabemos esto por las puntuaciones que está obteniendo en los benchmark, aunque lo cierto es que no podemos utilizar como referencia el procesador con el que cuenta, por que en realidad no se sabe qué procesador será. Sí sabemos que contará con una arquitectura ARM y que será de 8 núcleos, capaz de alcanzar una frecuencia de reloj de 1,3 GHz. No obstante, lo más relevante es que este procesador sería de Xiaomi, algo de lo que hablaremos ahora con más profundidad.

Xiaomi Redmi Note 4 Portada

Además de esto el teléfono inteligente contaría con una pantalla de 5,46 pulgadas con una resolución Full HD de 1.920 x 1.080 píxeles. Así, sería un buen smartphone de gama media-alta. Podría convertirse en el Xiaomi Mi 5C, una versión aligerada del buque insignia de este año.

Procesador propio

Como hemos dicho, lo más destacable, y lo que lo haría diferente a cualquier otro teléfono inteligente, sería el hecho de que contaría con un procesador propio, diseñado por Xiaomi. En el año 2014, la compañía llegó a un acuerdo con Leadcore, fabricante de procesadores, y parece que será ya en este nuevo teléfono inteligente cuando veremos ese procesador diseñado por Xiaomi y fabricado por Leadcore.

Será una apuesta de Xiaomi realmente interesante por conseguir un chip optimizado por ellos mismos para su smartphone, y a la vez de poder reducir los costes en sus teléfonos de forma que los puedan comercializar a un precio todavía más económico, lo que llevaría a Xiaomi a poder competir en un nivel en el que difícilmente podrían hacerle frente, con un smartphone con procesador propio pero en la gama de móviles baratos.