Empty., probablemente el mejor juego de puzzles del año

Escrito por Emmanuel Jiménez

Ha tardado en llegar, pues se ha lanzado casi a finales de este 2016, pero probablemente es el mejor juego de puzzles del año. Está más bien pensado para personas pacientes. Pero alrededor de un aspecto realmente minimalista, nos encontramos con un juego de lo más interesante y peculiar. Así es Empty.

Empty., un juego basado en los colores

En sí mismo, Empty. es un juego que nos transmite simpleza. Y es que la apariencia del juego no puede ser más simple. Todo gira alrededor de los colores. Cada uno de los niveles será una habitación, llena de objetos que tendremos que hacer desaparecer. Cada uno de estos objetos, así como cada una de las paredes, es de un color concreto, y solo podremos hacer desaparecer dichos objetos cuando los hacemos coincidir con las paredes. Para esto, podremos modificar la perspectiva con la que vemos la habitación para hacer coincidir los objetos con las paredes de dicho color. Cuando esto sucede, dejamos de ver el objeto, y cuando dejamos de verlo, desaparece. El objetivo en cada uno de los niveles es dejar la habitación vacía que no quede ningún objeto.

Eso sí, habrá que usar la estrategia. Cada vez que utilizamos una pared como fondo esta pasa a ser de color blanco, y por tanto, inútil para hacer desaparecer otro objeto, por lo que habrá que pensar bien qué objetos vamos a tratar de hacer desaparecer con cada pared, y qué orden vamos a seguir. También hay que tener en cuenta más elementos, como el hecho de que podemos hacer desaparecer un objeto con otro objeto del mismo color, así como que hay algunos objetos especiales que darán a las paredes un color concreto, de forma que tendremos que planificar bien cuándo hacer desaparecer estos para “pintar” la pared de ese determinado color.

Empty

Empty. es un juego de puzzles sencillo a la vez que complejo, cuya dificultad va en aumento y hace que cada vez sea más imprescindible recurrir al botón de Repetir nivel para volver a comenzar e intentar superarlo. Es posible que se trate del mejor juego de puzzles del año.