Trucos para que no se enreden los cables de tu Android

Escrito por Jesús MT

Organizar todos los cableados que acabamos teniendo por casa debido al gran volumen de aparatos que utilizamos puede terminar por convertirse en un enorme quebradero de cabeza. Los cables son una parte vital de nuestros dispositivos, ya que de guardarlos adecuadamente y tratarlos con cariño depende su durabilidad y su buen funcionamiento; por eso hoy hablamos de formas de gestionar los cables liados de tu Android.

Tener los conectores a mano ayuda mucho

Pisotear los cables, tropezar con ellos e incluso desenchufarlos de forma violenta son los accidentes del día a día que han terminado con la vida de más de un dispositivo Android. Una buena forma de evitar esas situaciones es organizar bien nuestro escritorio o espacio, procurando que cuando enchufemos un cable este quede dispuesto cerca de la fuente de alimentación o puerto correspondiente. Haciendo esto no solo podremos optar por cableado más corto, sino que podremos tener todo mucho más ordenado y, por eso, los problemas se reducirán.

samsung carga inalambrica

Apuesta por conexiones inalámbricas cuando puedas

No hay cable más ordenado que el que no existe. Si tienes oportunidad de elegir dispositivos que no debas conectar a ninguna fuente, apuesta por ellos, pues vale mucho la pena. Un buen ejemplo de esto podrían ser los teléfonos que permiten carga inalámbrica, un estándar bastante más habitual en nuestros días y que por no demasiado dinero aporta un grado importantísimo de orden. Además, hay que tener en cuenta la enorme practicidad de los sistemas inalámbricos, que permiten un mayor grado de independencia para todos nuestros dispositivos.

Lleva un orden, o utiliza cables de colores

Es habitual que los cargadores acaben en un cajón donde tenemos otros cables útiles: que si la smart band, que si el smart watch, que si la tableta… todo revuelto, dificultando muchísimo la tarea de encontrar el cable adecuado, incluso en estos tiempos en los que el USB tipo C se está imponiendo como sistema de conexión. Una buena forma de tener todo a mano es utilizar cables de colores o con etiquetas, aunque el formato más eficaz es utilizar una caja con separadores y acostumbrarnos a guardar cada cosa en su sitio.

Mantén lo esencial a mano, guarda lo menos frecuente

Está claro que el cargador de nuestro smartphone va a tener muchísimo más uso que el adaptador a mini HDMI de nuestra tableta Android. En ese sentido, lo más práctico es guardar los cables que no vayas a necesitar en bastante tiempo, procurando dejar muy a mano aquellos que sabes que casi a diario tendrán que conectarse. También existen organizadores de cables muy prácticos, ¡aprovéchalos!

Enrolla los cables de bajo voltaje

Enrollar cables con bajo voltaje suele ser una buena idea (es decir, todos menos los de carga rápida), ya que funcionan sin dar ningún problema y ocupan menos espacio. Si los cables son un quebradero de cabeza puedes apostar por esta alternativa, que seguramente evitará que tengas mayor desorden sin renunciar a la comodidad; muchos dispositivos ya vienen con una cinta para mantener los cables enrollados, por lo que ni siquiera tendrás que tomarte mayores molestias.