Razones para el fracaso del LG G5 y qué esperar del LG G6

Escrito por Jesús MT

Después de las discretísimas ventas que supuso el atrevido LG G5, y ahora que el nuevo flagship de la firma es inminente, es interesante hablar de las razones para el fracaso del LG G5 y qué esperar del LG G6. Ellos mismos han reconocido que la jugada con su anterior tope de gama no les salió demasiado bien, lo que se hizo patente en los recortes de personal y los importantes movimientos en la ejecutiva de la compañía pero, ¿qué más datos podemos valorar?

friends del lg g5

Un diseño modular que precipitó el fracaso del LG G5

En el número uno de las razones para el fracaso está el hecho de que el diseño modular del LG G5 no fue ejecutado de la mejor manera; aunque los llamados “friends” del terminal aportaban prestaciones valiosas que complementaban su desempeño en el día a día con diferentes funciones, lo cierto es que el usuario medio no quería pasar por el engorro de tener que modificar tanto el móvil.

Por si esto fuera poco, dichos complementos no se fueron ampliando demasiado con el paso del tiempo, frente a la agresiva oferta de otras compañías como Lenovo, que implementó en sus Motorola un sistema más sencillo y eficiente que los consumidores abrazaron en mayor medida. La innovación, en este caso, salió cara a LG.

Unos acabados muy cuestionados en Internet

No nos engañemos: en el mundo de los smartphones es fundamental gozar de una buena reputación en la red, sobre todo cuando se trata de topes de gama. Y pese a las muchas cosas buenas con las que cuenta el LG G5, lo cierto es que surgieron numerosos vídeos en los que se mostraba una construcción un tanto basta, impropia de los estándares del momento.

Si a esto le añadimos un precio que situaba al móvil en la gama alta, se hace comprensible que los usuarios prefiriesen apostar por alternativas ya existentes en el mercado que, además, gozaban de un mayor prestigio y no suponían la aventura de abrazar el sistema modular.

¿Salvará la situación el LG G6?

Esa es la pregunta del millón, y hay muchas razones para creer que será un terminal interesante, con una gran apuesta por el apartado multimedia cuya buena ejecución determinará que la balanza se incline a favor o en contra.

La realidad es que si bien el LG G5 despertó escepticismo desde el minuto cero, el G6 está muy bien posicionado tras haber demostrado que sobre el papel es capaz de plantear grandes innovaciones sin salirse de lo que cualquier usuario podría esperar. Visto así, hay razones para pensar que podría ser la catapulta al éxito, exactamente igual que sucedió con otros terminales como el LG V20, por citar algún ejemplo de grandes propuestas de la firma.