Townsmen un juego de gestión de recursos con detalles diferentes

Escrito por Iván Martín (@ibarbero)

Un castillo que gobernar y una ciudad a crear, esto es lo que se tiene que hacer en Townsmen. Para ello, es necesario gestionar los diferentes recursos que se tienen disponibles. Lo cierto, es que esto no es algo especialmente novedoso en los juegos Android, pero hay algunos detalles que llaman la atención de este desarrollo.

Los amantes de este tipo de juegos, que no son precisamente pocos, seguro que están algo intrigados respecto a lo que hace diferente a Townsmen frente al resto. Lo primero es que a la hora de crear edificios en la ciudad -a la que se le da nombre nada más comenzar con el juego- es realmente alta. E, incluso, hay elementos decorativos que son más propios de un título en el que se crea un parque de atracciones que en el que se tiene que generar un sistema en el que la producción de recursos sea lo más óptimo posible. Y, aquí, es donde entra en juego el segundo elemento diferencial.

Gráficos de Townsmen

Estos no son otros que los habitantes de la ciudad. Esto, aparte de proporcionar la mano de obra necesaria, al contrario que en otros títulos son más o menos productivos dependiendo de lo contentos que están. Por lo tanto, hay que encontrar el equilibrio de impuestos y cantidad de trabajo con opciones que les permita estar felices. Estos son, por ejemplo, comida y agua suficiente y, como hemos indicado antes, los diferentes elementos decorativos que existen en Townsmen. Y no hay que perder de vista esto, ya que una mala gestión al respecto hace que una partida sea completamente insufrible.

Por lo demás, en el apartado gráfico Townsmen es un título que ofrece lo necesario para que no resulte anticuado y, así, su compatibilidad sea realmente alta. Un buen detalle este. El sonido, como ya es habitual en los juegos de gestión, es totalmente prescindible y más de uno acabará con una lista en Spotify de fondo. En cuanto al desarrollo de Townsmen y el aprendizaje, no hay nada que resulte extraño, por lo que, mediante el uso de la pantalla táctil, en menos de cinco minutos se tiene muy claro lo que se tiene que hacer… incluso los más pequeños rápidamente aprenden a jugar.

Inicio de Townsmen

Townsmen es exactamente lo que se espera

Gracias a su sencillez y al asistente incluido, en muy poco tiempo se puede comenzar con una partida en Townsmen. Las acciones son las típicas, se dan órdenes a cada edificio disponible (en el que no debe faltar un trabajador asignado para que sea productivo) y, con el paso del tiempo, se van consiguiendo recursos que hay que invertir e ir creciendo y añadiendo nuevas opciones que se pueden realizar. Eso sí, la paciencia es necesaria ya que estamos ante un título que no es precisamente casual y, además, esta también tiene que hacer acto de presencia al ver la gran cantidad de anuncios que aparecen en pantalla que, incluso, restan espacio para mostrar la pantalla de gestión de Townsmen.

Opciones de Townsmen

Uno de los buenos detalles de Townsmen es que, como la cantidad de edificio, de diferentes tipos, es muy grande se puede jugar durante mucho tiempo al desarrollo sin que se acabe en un momento de gran aburrimiento por imposibilidad de avanzar. Eso sí, de fácil no tiene nada el juego, ya que hay momentos en el que para dar un salto evolutivo es necesario generar una cantidad de recursos que en un primer momento siempre hacen que una palabra venga a la cabeza: imposible. No es así, pero lo cierto es que puede ser incluso un tormento alcanzar el objetivo.

Avance en Townsmen

Descarga del juego

El juego Townsmen es un desarrollo que es posible conseguir en la tienda Galaxy Apps (se consigue un regalo inicial en forma de recursos) como en Play Store. Al ser un desarrollo gratuito, probarlo es algo altamente recomendable ya que, si no convence, no se tiene remordimiento alguno a la hora de desinstalarlo. El caso, es que este título es interesante para los amantes de la gestión y tiene detalles que la hacen diferente.

Tabla del juego Townsmen

Descarga de Townsmen en Galaxy Apps.