¿Móviles con precio de 1.000 euros? La culpa es de los usuarios

¿Móviles con precio de 1.000 euros? La culpa es de los usuarios

Emmanuel Jiménez

Hay usuarios que afirman que pagar el precio de un iPhone X es demasiado. Más de 1.100 euros por un teléfono inteligente. Sin embargo, lo cierto es que son los usuarios los que tienen la culpa de que los móviles cuenten con un precio de más de 1.000 euros.

Los fabricantes solo quieren ganar dinero

Los fabricantes de smartphones no son organizaciones sin ánimo de lucro. Su objetivo no es fabricar un móvil y venderlo sin perder dinero. Su objetivo es fabricar un móvil y venderlo ganando todo el dinero posible. Es por eso por lo que existe una gran diferencia entre el precio de fabricación de un smartphone y el de venta. Y así es como móviles como el iPhone X han llegado a contar con un precio que en España será de más de 1.100 euros. Pero en realidad, son los usuarios los que tienen la culpa de que los smartphones cuenten con ese precio.

iPhone X

Los usuarios pagan móviles muy caros

Conozco a usuarios de iPhone que ya antes habían afirmado que el precio de los nuevos iPhone (y no hablamos de los móviles de 1.000 euros), era muy caro. Sin embargo, poco después habían adquirido el teléfono inteligente. Por lo general, lo compran por medio de financiación, o firmando un contrato de permanencia con una operadora para poder pagarlo a plazos. Comprarlo parece barato, porque no nos cobran más que unos 50 euros al mes. Sin embargo, al final hemos pagado el precio que afirmábamos que era muy caro. ¿Resultado? Que el siguiente smartphone será más caro.

Algunos afirman que en realidad, el motivo por el que el iPhone X es más caro es porque se van a vender menos smartphones, y entonces el precio debe ser superior para compensar los gastos. Pero en realidad es todo lo contrario. El motivo por el que el iPhone X cuenta con un precio de 1.100 euros tiene que ver con la oferta y la demanda. Es marketing básico. Si algo se vende mucho, puedes venderlo más caro. Las empresas no invierten mucho más dinero que antes en diseñar y fabricar un nuevo smartphone, los costes de fabricación de un teléfono inteligente no son mucho más caros. Sin embargo, el precio de venta de los móviles sí es mucho más caro.

Pero son los usuarios los que tienen la culpa de que los móviles sean tan caros. Compraban los iPhone cuando contaban con un precio de 600 euros porque afirmaban que era mucho mejor que los demás. Ahora tendrán que pagar 1.100 euros por el nuevo teléfono inteligente.

No obstante, lo irónico es que los usuarios van a comprar igualmente los nuevos iPhone 8 y iPhone X, y probablemente el iPhone 11 será más caro. Quizás algún día los usuarios vean que hay móviles mucho más baratos que son muy parecidos a los móviles de 1.100 euros.