Pronto los móviles podrían prescindir del USB Type-C

Pronto los móviles podrían prescindir del USB Type-C

Emmanuel Jiménez

Parecía que el USB Type-C sería el nuevo estándar en los smartphones para cargar la batería de los teléfonos inteligentes pero lo cierto es que el USB Type-C también podría morir pronto. La carga inalámbrica podría acabar con el USB Type-C.

La carga inalámbrica acabaría con el USB Type-C

La carga inalámbrica se ha presentado como una novedad en los móviles de gama alta como el iPhone X, o como sería el nuevo Google Pixel 2, aunque en realidad es la misma tecnología de carga inalámbrica con la que ya contaban algunos móviles de gama alta desde hace años. Sin embargo, parece que ahora por fin se considera que la carga inalámbrica es una realidad, y que es realmente útil. Y debido a esto, el USB Type-C podría morir.

USB Type-C

En realidad, sería ideal. Ya muchos móviles han acabado con el puerto jack de audio, y si bien es cierto que se puede utilizar un adaptador para el USB Type-C, no es lo ideal, pues lo ideal es comprar unos auriculares inalámbricos. La tarjeta SIM también podría morir pronto. De hecho, móviles como el Google Pixel 2 ya solo contarían con eSIM. Y lo más probable es que todos los fabricantes en España pasen a ofrecer la compatibilidad con la eSIM ya en el 2018. Muchos otros móviles contarán con eSIM, por lo que no serán compatibles con las tarjetas SIM.

Eliminando el jack de audio, y las tarjetas SIM, solo quedaría acabar con el USB Type-C para conseguir diseños de smartphones sumergibles en el agua. Y cada vez serán más los móviles compatibles con carga inalámbrica. Al ser ya la carga inalámbrica compatible con la tecnología de carga rápida, realmente es muy probable que en el 2018 se hable de la presentación de algún móvil que no cuente siquiera con puerto USB Type-C.

¿Adiós a los móviles metálicos?

No obstante, para que un móvil cuente con carga inalámbrica, no puede ser metálico. Los móviles metálicos generan el efecto jaula de Faraday, debido al cual se genera un aislamiento electromagnético. De ahí que los móviles cuenten con las antenas en el exterior del smartphone. Pero para que los móviles sean compatibles con carga inalámbrica, la carcasa posterior no puede ser metálica. Podría ser de cristal, como es el caso del iPhone X, del iPhone 8, o del Google Pixel 2, así como de todos los móviles de gama alta del 2017. La carga inalámbrica podría ser también el fin de los móviles metálicos.

GuardarGuardar