Probamos el nuevo ZTE Axon M: ¿es suficiente su doble pantalla?

Escrito por Nacho Teso (@nachoteso)

El nuevo smartphone de ZTE es un móvil con doble pantalla plegable que pretende cambiar nuestra experiencia de uso. Las características del ZTE Axon M le diferencian del resto de productos de gama alta, y hemos probado el terminal para ver si cumple lo que promete.

Así funciona la doble pantalla del ZTE Axon M

En el canal de YouTube de Movilzona ya podéis ver en movimiento el ZTE Axon M. Como ya hemos dicho destaca por su doble pantalla y las posibilidades que esta ofrece en sus distintos modos. La necesidad de cambiar de manera rápida y eficiente entre el modo único, el modo extendido, el modo espejo y el modo dual provoca que el primer cambio llegue en los botones de menú. Además de los clásicos Atrás, Inicio y Aplicaciones recientes, tenemos un botón M que nos permitirá elegir cómo queremos usar el smartphone en cada momento.

zte-axon-m-home-dual

Una vez pulsado el nuevo botón, veremos aparecer cuatro opciones. La primera es el modo espejo, en el que las dos pantallas muestran lo mismo y lo que ocurra en una ocurrirá en la otra. La segunda es el modo extendido, que transforma el terminal en básicamente una tablet. La tercera es el modo dual, en el que cada pantalla ejecuta una aplicación distinta y que resulta muy útil para la multitarea. El último botón es el de modo compacto, que también se activa automáticamente cuando tenemos el teléfono plegado. Se puede cambiar entre modos sin sufrir grandes ralentizaciones, algo esencial.

ZTE Axon M Modos

Modo espejo: para compartir en grupo

El modo espejo permite que las dos pantallas muestren el mismo contenido. Esto es muy útil si quieres mostrar fotos a varias personas o jugar a algún juego para dos jugadores, como un ajedrez. Lo que hagas en una se replicará al instante en la otra, sin retardo aparente.

ZTE Axon M Home

Aquí la bisagra se muestra como algo muy útil, ya que puedes doblar el teléfono de manera que el ángulo sea propicio y se sostenga por sí mismo sobre cualquier superficie. En la siguiente foto también podemos observar cómo conectan ambas partes en el modo compacto que veremos más adelante.

zte-axon-m-casi-plegado

Modo extendido: maldita bisagra

Cuando activas el modo extendido, dispones de una pantalla doble de 6’75 pulgadas. Todo se muestra a lo largo de las dos pantallas, desde el escritorio hasta el cajón de aplicaciones. Teniendo una diagonal tan grande, la primera tentación es probar alguna app multimedia como YouTube, y ahí es cuando se nota el primer problema del diseño: la bisagra.

La distinción entre las dos pantallas es notoria en el modo extendido desde el momento en que abres una app y ves el logo partido por la mitad. Cualquier imagen que se divida entre ambas partes resulta extraña y reduce notoriamente cualquier posible inmersión. Además, en este modo nos acercamos más a una pantalla 4:3 en un mundo lleno de vídeos 16:9, por lo que se añaden bandas negras en las partes superior e inferior de vídeos con ese aspecto. Es más adecuado para vídeos más antiguos, que al menos pueden aprovechar todo el espacio.

zte-axon-m-vídeo-partido-en-modo-extendido

Eso es si decides ver un vídeo a pantalla completa, dado que puedes optar por reproducirlo de manera normal y que el vídeo quede en la pantalla superior mientras accedes a los comentarios y la descripción en la pantalla inferior. Realmente no encaja tampoco del todo bien, pero es una mejor forma de disfrutar de contenido sin que haya nada de por medio.

zte-axon-m-vídeo-normal

Modo dual: dedicado a la multitarea

Si necesitas un móvil en el que la multitarea sea algo sencillo de hacer, el ZTE Axon M es un firme candidato. El modo dual permite, en esencia, tener dos escritorios, con cada uno de ellos manejando una app distinta al mismo tiempo. Puedes, por ejemplo, ver un vídeo mientras consultas tus redes sociales o ver dos partidos a la vez en dos pantallas distintas. Del mismo modo, puedes tener una presentación de diapositivas en un lado y un documento de texto en el otro. Si cambias de este modo al modo extendido, solo una app se mantendrá activa.

zte-axon-m-multitarea

Modo compacto: tu típico smartphone

Si quieres utilizar el ZTE Axon M como un smartphone tradicional, puedes. Simplemente plegando el móvil se activa el modo compacto, en el que una única pantalla funciona. Podrás hacer todo lo que haces habitualmente con otros dispositivos, aunque perderás el principal gancho de uso. En el modo compacto sobresale la bisagra y el móvil presume de un grosor algo mayor al que estamos habituados hoy en día.

zte-axon-m-compacto

Una única cámara de 20 MP

El diseño del ZTE Axon M provoca que solo haya espacio para una única cámara. Cuando abres la app para lanzar fotos, todo se muestra como cabe esperar. Si pulsas el botón de cambiar de cámara, te pedirá que des la vuelta al dispositivo, y así será como puedes pasar de sacar selfies a sacar fotos normales. Un truco necesario debido a la naturaleza del dispositivo, que puede ser algo extraño pero que funciona sin problemas.

zte-axon-m-cámara

Conclusiones: llamativo, pero debe ser más

Una vez vistos su distintos modos de uso, queda claro que el ZTE Axon M es un dispositivo que llama la atención. Su doble pantalla y sus diversos modos resultan curiosos de probar y analizar, pero también suponen contras en el mundo actual de los smartphones.

Las apps necesitan cierto grado de optimización para lucir en todo su esplendor, pero la necesidad de una bisagra y la discontinuidad entre las dos pantallas en el modo extendido propicia que el consumo de contenido multimedia sea un poco incordio. En situaciones en las que se necesita realizar multitarea destaca más, pero al Axon M le queda camino por delante para demostrar que tiene sitio en el mercado.

Podéis ver más de lo último de ZTE en el siguiente vídeo, donde probamos el nuevo ZTE Axon M. No olvides suscribirte al canal de YouTube de MovilZona para estar al tanto de las últimas pruebas y tomas de contacto: