Así será la pantalla del Samsung Galaxy A8 (2018)

Escrito por Nacho Teso

La gama media de Samsung está a punto de sufrir una pequeña revolución. La compañía coreana variará ligeramente su estrategia para el próximo año, algo que parece cada vez más claro una vez que se ha filtrado la pantalla que lucirá el futuro Galaxy A8 (2018).

Pantalla Infinity para la gama media

Las imágenes filtradas de la futura pantalla del Samsung Galaxy A8 (2018) muestran que el panel Infinity llegará también a la gama media. Introducido para los Galaxy S8 y S8 Plus, la reducción de marcos se ha implantado como un estándar para la mayoría de fabricantes, que empiezan a llevar esta características a todos los terminales posibles. El efecto inmediato es sobre el sensor de huellas, que pasará a estar colocado en la parte trasera.

Pantalla del Samsung Galaxy A8 (2018)

Si miramos a la parte superior, se abre la posibilidad de contar con cámaras duales para selfies, lo que a su vez implicaría la posibilidad de algún modo retrato utilizando el doble objetivo. El resto de agujeros en el marco superior serían los dedicados a los sensores.

Samsung Galaxy A8 (2018): la pequeña revolución

Lo cierto es que el futuro Galaxy A8 (2018) vendría en dos versiones: una normal y una Plus. Ambas sustituirían a los habituales Galaxy A5 y Galaxy A7 de los últimos años, y se enfocarían como versiones ligeras de los Galaxy S8 y S8 Plus.

Esto daría lugar a una pequeña revolución en la gama media de Samsung, además de una estandarización mayor de sus diseños con el uso de la pantalla Infinity a lo largo de todos sus terminales. Los Galaxy A8 (2018) pasarían a ocupar el puesto que en el pasado tuvieron los Galaxy S3 Mini o Galaxy S4 Mini. Además, este movimiento podría ayudar a que el usuario medio identificara mejor la posición que ocupa cada dispositivo.

Muestra de la pantalla del Galaxy A8 (2018)

También supondría, en principio, el fin de la línea A5 y A7, presentes desde los años 2014 y 2015. Esta gama media ha sido muy popular entre los consumidores y, si la idea de Samsung es reconvertirla en una gama lite de la línea S, contarán con un aumento de prestaciones y quizá también de precio.

Queda por conocer la fecha de presentación. Lo más probable es que tenga lugar durante enero de 2018, en las mismas fechas en las que Samsung planea desvelar lo que ofrecerá el Galaxy S9 y S9 Plus. Presentarlos de la mano puede ser la estrategia de Samsung para lograr recolocar la línea en la mente de los consumidores.

Fuente > Gizmochina