El plan de Google para acabar con la fragmentación de Android

Escrito por Nacho Teso

Las actualizaciones en Android se presentan constantemente como un problema. La fragmentación es uno de los temas de debate más habituales en torno al sistema operativo de Google, y el buscador lo sabe. Por eso, a partir de Android Oreo, Project Treble intentará solucionar este problema.

Así funcionaba el sistema

En su día os contamos cómo se preparan los fabricantes para actualizar sus dispositivos a las nuevas versiones de Android. Es un proceso que consta de once pasos y que requiere una supervisión continua desde recibir las nuevas herramientas hasta ofrecerla al público.

El principal problema de este proceso consiste en que las compañías siempre debían adaptarse a lo que Google estaba ofreciendo. Esto significaba que, a cada nueva versión, había que adaptar las particularidades de cada capa de personalización, algo que se refinaba del todo una vez llegaba a los usuarios.

Este era uno de los principales puntos que explicaba la tardanza a la hora de conseguir actualizar dispositivos, y lo que explica que, por ejemplo, Nokia vaya escalonando la actualización a Oreo entre el Nokia 8, el Nokia 6 y el Nokia 5.

Project Treble: cambiando el sistema de actualizaciones

A partir de Android Oreo, Google ha decidido implementar Project Treble, un nuevo proceso que modulariza las actualizaciones de Android y promete simplificar su implantación. También debería abrir el abanico de dispositivos que reciban actualizaciones de forma regular.

El nuevo proceso se enfoca en el paso 3 de las actualizaciones de Android. Compañías como Qualcomm debían adaptar primero sus chips para que otras empresas como Sony pudieran actualizar. Lo que Google propone es que ese código de Qualcomm – y otros fabricantes – empiece a ser un código aparte. Además, ese código debe seguir siempre unos estándares para comunicarse con Android.

Esto habilita que los chips y las capas personalizadas de Android trabajen siempre de la misma manera. El resto de Android se implementará sobre esos cimientos, acelerando el proceso. Sony, Samsung, Nokia… Las compañías podrían trabajar por su cuenta en el nuevo sistema sin tener problemas porque el hardware no funcione. Podéis verlo en formato gráfico en la siguiente imagen:

Así funciona Project Treble

Así, Android se separa en varias partes y se liman las asperezas para facilitar la llegada de nuevas versiones. Este es un movimiento inteligente que permite atacar la raíz de uno de los mayores problemas del sistema. Además, también la comunidad ROM se beneficiará de los cambios, como demuestra el hecho de ver un Huawei Mate 9 con Android Oreo, algo que se ha conseguido en un solo día.

El único problema por delante para Project Treble está en el hecho de que solo los terminales que se lancen con Android 8.0 Oreo de base están obligados a implementarlo totalmente. Los que simplemente actualicen a Oreo no tienen el deber de hacerlo. esto podría acabar provocando una brecha distinta a la actual, y que se resolvería a largo plazo cuando todos los dispositivos pre-Oreo quedasen desactualizados. Quedan por ver los efectos de uno de los mayores cambios aplicados a las actualizaciones de Android en toda su historia.

Fuente > XDA-Developers